Tuesday, September 12, 2006

Lo que yo viví: Temporada 01-02

El impacto de Pau en la liga; el regreso de Michael Jordan; el tercer anillo de la dinastía Laker; bienvenidos al siglo XXI

Mi cambio de club no era el acontecimiento más importante que el verano del 2001 nos había dejado. Por un lado dos de los nuestros, Pau Gasol y Raül López, habían sido seleccionados en el Draft de la NBA, aunque solo el de Sant Boi abandonó aquel verano la disciplina de su club. Por el otro, los atentados en el World Trade Center y el Pentágono, que justo ayer rememorabamos.

El crespón con la bandera americana que los 29 nueve equipos lucieron durante aquella campaña ya son, a día de hoy, historia, pero al ver a Pau en su año rookie todos recordaremos el motivo por el cuál la liga decretó tal iniciativa.

Dos fiascos de High School fueron seleccionados antes que el catalán en otro Draft muy mancado de calidad, en comparación con anteriores. Los Washington Wizards eligieron con el número 1 a Kwame Brown, jugador con las manos pequeñas y que poco le faltó para ser el nuevo LaRue Martin; venía desde el instituto. También recién salido del High School se encontraba Tyson Chandler, un pívot aprovechable en tareas defensivas, pero que poco a lucido en ataque con el número 3 de los Bulls. Y poco más tuvimos que esperar, para que David Stern nombrara a Pau Gasol como la tercera elección de aquel Draft, elegido por los Atlanta Hawks, que enseguida lo intercambiaron por Shareef Abdur-Rahim, en un traspaso en el que Lorenzen Wright llegó tambien a Memphis. ¿Ha pisado Atlanta, cómo Memphis, el Play-Off en todo este tiempo?

A partir de ahí las elecciones siguieron con Eddy Curry (4) a los Bulls, Jason Richardson (5) a los Warriors, Shane Battier (6) a los Grizzlies, Eddie Griffin (7) a los Nets, DeSagana Diop (8) a los Cavaliers, Rodney White (9) a los Pistons, Joe Johnson (10) a los Celtics...Un Draft en que, como veremos a continuación, hubo más de un robo: Richard Jefferson (13) a los Rockets, Zach Randolph (19) a los Blazers, Gerald Wallace (25) a los Kings, Tony Parker (28) a los Spurs, Gilbert Arenas (31), el más flagrante, a los Warriors y Mehmet Okur (38) a los Pistons. Y destacar además el número 24 de Raül López, que tardaría aún dos años en debutar en la liga. Bastantes despropósitos y la caída del mito de jugadores de instituto que habían impuesto Kemp, Garnett y Bryant.

Muchas novedades trajo consigo la temporada 2001-o2 alguna de las cuáles, el traspaso de Gasol es un ejemplo, ocurrió la misma noche del Draft. Los Clipper vieron cómo los Bulls les entregaban a un futuro All-Star ya confirmado en la liga, Elton Brand, a cambio de los derechos de Tyson Chandler, en uno de los movimientos más estúpidos que he visto. Así mismo, veían como su hijo pródigo, Michael Jordan, volvía a las canchas con los Washington Wizards. El verano también trajo dos destacados intercambios de bases, llegando a Memphis Jason Williams a cambio de Mike Bibby, y con los Suns intercambiando a Jason Kidd, que llevaría a los Nets a dos finales, a cambio de Stephon Marbury. Viejos rockeros de los noventa cambiaban chaquetas para ganar el anillo: Richmond a los Lakers, Ewing a Orlando y Olajuwon, hombre de club como pocos, a los Raptors...Eddie Jones dejaba los Hornets para ir a la calurosa Miami, mientras Derek Anderson y Rubben Patterson recalaban en Portland en busca del anillo.

Con esas comenzó la temporada en que algunos por primera vez (Gasol) y algunos que volvían (Jordan), empezaban una etapa con la ilusión de provarse y ver de que eran capaces, lejos de aspiraciones que otros podían tener: el anillo.

Los Lakers partían como favoritos para lograr el tercero, y pocos rivales podían hacerles sombra. Kings, Spurs, Wolves y Mavericks parecían capacitados, seguidos de lejos por Blazers, Jazz, Sonics y Rockets, que empezaban a generar serias dudas respecto a su rendimiento. En el este se jugaba otra liga, que no era otra que la del segundo puesto, pues nadie daba a un equipo de allí como favorito. 76ers, Magic, Heat, Pacers, Bucks, Raptors, Knicks...Ningún experto hubiera apostado por tres equipos que acabarían llegando a segunda ronda de Play-Offs, con gran sorpresa para los aficionados de la liga, y ejemplificando lo bajo que era el nivel en el este: Boston, Detroit y New Jersey, tres agradables sorpresas que nos dejó aquella temporada.

Shaquille O'neal, Allen Iverson, Tim Duncan, Kevin Garnett, Chris Webber, Vince Carter, Tracy McGrady...muchos eran los que luchaban por el premio al más valioso de la liga aunque, como cada año, sólo uno de ellos se lo llevaría.

En su segundo partido como profesional, Garnett hizo un gesto feo para celebrar una canasta "in your face" a Pau Gasol: gritarle a la cara. Mientras tanto se confirmaban las decepciones en New York, Phoenix, Houston y Atlanta, y el auge de equipos con que nadie contaba, los tres descritos más arriba. Gasol fue el rookie del mes de noviembre y vio como en diciembre los Grizzlies elegían a su compañero Battier como el candidato del equipo; por repartir, según dijeron.

Pronto Garnett vio el error que había cometido y Gasol, que había idolatrado a Big Ticket, le dejó una perla que pasará a la historia del baloncesto NBA. Remontando la línea de fondo, ganando espacio, machacando el aro y mirada asesina al más feroz de los lobos, aquel que un día se atrevió a mirarle mal por el hecho de ser blanco y delgaducho.

Los Grizzlies vieron por su desgracia aquel año caer a dos jugadores con los que había grandes esperanzas: Bryant Reeves y Michael Dickerson. Víctimas de lesiones eternas, anunciaron su retirada del baloncesto profesional, dejando bastante cojo el equipo de Tennessee.

Llegó el All-Star de Philadelphia, con un concurso de mates y triples que no brilló en exceso y el debút de uno de los nuestros en el partido de rookies. En el partido de las estrellas el oeste salió a jugar con once por la lesión de O'neal y la renuncia de un Karl Malone que ya llevaba un tiempo mosca con el comportamiento de los jóvenes y la actitud que estaba dominando el partido. Elton Brand sustituyo al veterano pívot Laker mientras a Tyson Chandler no le llegaban las estadísticas para disputar el partido de rookies.

Ver debutar a Pierce, Abdur-Rahim, el otro O'neal y Baron Davis por parte del este y Nash, Brand, Stojakovic, Nowitzki, Francis y Szczeribak en el oeste fueron algunos de los momentos que quedaran para siempre grabados en mis retinas. El regreso de Jordan al partido, Iverson jugando con el 6 en homenaje a Erving y Kobe Bryant siendo silbado en su ciudad natal y dónde ganó además el MVP del partido fueron otros de los momentos destacables del fin de semana. McGrady fue, cómo en tantas ocasiones, el MVP del equipo perdedor.

Artest y Brad Miller a los Pacers a cambio de Jalen Rose, Van Exel y Lafrentz a los Mavericks a cambio de Juwan Howard y Joe Johnson y Randy "Sugar" Brown a Phoenix a cambio de Tony Delk y Rodney Rogers fueron los movimientos destacados después del acontecimiento de las estrellas.

Se llegó a los Play-Offs con Iverson como máximo anotador y Duncan, Kidd y O'neal disputándose el premio al mejor jugador de la temporada, que acabó recayendo sobre los amplios hombros de Tim.

La primera ronda fue un infierno en el este, y sólo los Hornets resolvieron a su favor su eliminatoria contra los Magic en cuatro partidos. A Nets, Pistons y Celtics les llevó uno más acabar con Pacers, Raptors y 76ers respectivamente, llegando más allá de lo que ninguno de ellos, al empezar la campaña, podría haber aventurado.

En el oeste tambien hubo un par de duelos de altura, aunque Lakers y Mavericks no tuvieron problemas en barrer por la vía rápida a los Blazers (tercer año que caían contra los amarillos) y unos Wolves que convertían la segunda ronda en su hogar en el bosque. Los Jazz pudieron en un partido al mejor equipo del oeste en temporada regular, unos Sacramento Kings cuyo sueño del anillo parecía estar más cerca que nunca. Por su parte, los Sonics pusieron en aprietos a los Spurs, pero el MVP no podía caer en primera ronda y se encargó de eliminar toda esperanza en el quinto partido de la serie.

Resueltos todos por 4-1, la segunda ronda llevó a los Nets a su primera final de conferencia después de acabar con los Hornets y a los Celtics a su territorio histórico habitual, prévia derrota a los Pistons. Los Kings y Dallas protagonizaron en cinco partidos el más intenso y bonito duelo que por aquel entonces se podía ver en la liga, resuelto a favor de los californianos, que se verían en la final con sus paisanos, Lakers, que acabarían con los Spurs en un duelo repetido hasta el agotamiento en los últimos tiempos.

Pidiendo disculpas a los que quisieran saber más sobre la final del este, pero aquel año fue el de mi conversión y el 2-1 a favor que los Nets remontaron no es tan interesante como el Lakers-Kings, la final de conferencia más intensa que he vivido (aunque también lo fue el Pacers-Bulls, pero aún no era todo lo consciente del fenómeno). 3-2 llegaron a ponerse los Kings a los que les traicionaron los nervios y las urgencias en momentos decisivos. Al que no le tembló el pulso fue a Robert Horry en un partido decisivo, para volver a llevar a los Lakers a su dominio en los últimos años: la final de la NBA.

Sólo el bonito aliciente de ver jugar un equipo de gris contra uno de amarillo, y el hecho de que los Nets alcanzaran su primera final. Esto es lo que destacaría del barrido que llevó a los Lakers a conseguir el three-peat, a Jackson a ganar su noveno anillo y a la franquícia al número catorce, peligrosamente cerca de los Celtics.

Shaquille O'neal ganó su tercer MVP de las finales, el mismo año en que un joven formado en las ligas locales se hacía con el rookie del año, dando a los Memphis Grizzlies el primer sorbo de honor que conocieron en la liga. Ben Wallace (Detroit) ganó el primero de sus cuatro premios al mejor defensor, su compañero Williamson fue declarado el mejor sexto hombre y Jermaine O'neal, con toda justícia, el más mejorado. Rick Carlisle llevaba el tercer premio a la ciudad de Michigan al ser declarado entrenador del año.

Por mi parte destacar que me regalaron la camiseta de Pau Gasol, convirtiéndose en la tercera, y que vi desaparecer a una gran amiga: la revista XXL Basketball. El 2002 será recordado por mi entrada en el genial mundo de la noche, la llegada a un gran club y el ver a Gasol defender una camiseta de la NBA.


7 comments:

Wilt Chamberlain said...

Jajaja, no te estás cansando de poner siempre el logo de loa Lakers. Recuerdo perfectamente cuando me enteré de los rumores de la vuelta de Jordan. Al principio, como siemroe, no eran más ke rumores, pero yo leí una entrevistad e un periodista norteamericano y me convenció: Jordan volvió para dar el relevo a la nueva generación de estrellas, para que se viera que era ser humanao, por fin.

true wolf said...

jeje ojalá fuera el de Minnesota. Mejor dicho, en 2002 ojalá hubiera sido el de Sacramento, pero los Lakers tenían que cerrar el círculo, Jackson tenía que atrapar a Auerbach y O'neal debía confirmar su domino a principios de milenio.

Con Jordan todos pensamos lo mismo, era algo inverosímil la verdad, pero el tiempo dio la razón a los pocos que lo creyeron de buen principio.

Pierce said...

Vamos por partes.
El draft efectivamente fue malísimo, pero mas malo fue aún el hecho de que Parker, Arenas...desde el 28 para arriba...muy mal.

Como has dicho, el trade Brand-Chandler, ha sido el mas estupido que he visto en mi vida.
Y que decir del JWill-Mike "el mejor base según este menda" Bibby. Bibby for president!!
Intensa fue la final de los Lakers-Kings hasta que salió el de siempre Robert "puñetero"Horry y destrozó los sueños de todos los fans de el buen basket.

La raprimenda me la guardó para el final: ¡¡¡COMO SE TE OCURRE NO HABLAR DE LA FINAL NETS-CELTICS!!!
La mayor remontada de playoffs en la historia y no TE PARECE INTERESANTE!!!!Bueno en fin, otra vez será.... jeje.

Muy buen repaso, el mejor hasta ahora (y eso que te has dejado la dichosa final)

true wolf said...

Lo siento Pierce, no se puede acontentar a todo el mundo, y estarás de acuerdo conmigo en que el este poca atención merecía en aquella época.

Tenía un nudo en el estómago mientras lo escribía, pensando en que dejaba a alguien en la cuneta. Lo siento de veras, pero mi atención recaía con los Kings de Bibby, que no hay mal que por bien no venga ;)

rafita said...

la verdad es que robert horry es,como decia montes, ese extraño elemento que siempre aparece o algo asi, anotando canastes vitales para el desarrollo o conclusion de un partido

en cuanto al cambio de bibby por williams yo tampoco entiendo na. creo que con bibby pau gasol hubiera hecho mas cosas y habian ganao mas partidos (algun partido) en playoffs. claro que ahora llega williams y te gana un anillo, pero que esta con wade y o´neal!! es que hay que ganarlo!!

y que decir del draft, arenas, parker, kwame brown!! inexplicable

Wilt Chamberlain said...

Con el paso de los años, cuando O'nela ya no esté y nuestros hijos tengan la oportunidad de verlo en imágenes vana alucinar con este tipo más ke con ningún otro: ¿papá, quién fue este tipo, era muy bueno? Lo tenemos delante de las narices y no vemos que es el más grande de todos, no de altura pero sí de tamaño, jugadores parecidos a él, son pulguitas a su lado (véase Duncan por ej.).

sixers29 said...

esta temporada la recuerdo muy bien sobre todo x la vuelta de jordan ,fue muy emocionante verlo jugar de nuevo.

El traspaso de jason williams x bibby le vino muy bien a los kings y a bibby,memphis y jason salieron perdiendo.Ese año cuando se estaban disputando las finales de conferencia queria que pasasen los celtics y los kings,seria una final mas disputada y bonita pq los nets aburrian