Monday, April 07, 2008

Un reino sin monarca

Me gustaría poder empezar este artículo recordando el anillo que los Kings ganaron a principios de milenio. Me gustaría saber que Adelman al celebrar la vigésimosegunda victoria consecutiva, Webber al decir adiós a la afición del Oracle Arena, Dívac al cruzarse en Serbia con Herreros o Stojakovic al levantar por enésima vez tres dedos al cielo lucian en su índice un anillo. Me gustaría, creo que nos gustaría a todos.

Muerta la fábrica de sueños, ninguno de los que la integraban ha encontrado fortuna. Solo Jason Williams ha recibido el favor del destino, y Peja tiene a su lado un pequeño aliado que puede ayudarle en su cometido. Me alegraré por él, pero esto no será consuelo cuando mire atrás y me encuentre con la triste realidad, por mucho que me alegrara por mis Lakers y mi idolatrado Kobe en su día...

Plantilla actual: Hace muchos años que no hay un líder claro en el vestuario. Tanto Stojakovic como Bibby intentaron suplir a Webber como podían, pero por carácter, talento y carisma no lograban llegarle a la suela del zapato. Así fue como el proyecto fue a menos, cada vez en peores manos y sabiendo que el proyecto que todo el mundo amaba había muerto.

A día de hoy son las figuras de Kevin Martin y Ron Artest las que más destacan. El primero es un jugador que lleva dos años destacando en anotación. Es el típico jugador que suma puntos con facilidad pero no le veo como un líder, sería generoso por mi parte decir que le veo al nivel de Michael Redd porqué para mi no llega a eso. De Artest tampoco tengo una opinión nada favorable. Su entrega y defensa son incuestionables, pero con él como líder el conflicto y algo más que treinta victorias es a lo único que puedes aspirar.

Completan el quinteto un sorprendente Beno Udrih y Mikki Moore, que debe a su pasada campaña en los Nets su actual contrato. Comentario aparte merece Brad Miller, pívot con mucha clase ya muy lejos de su mejor momento y que parece centrado en ceder su testigo al joven Spencer Hawes, una de las grandes esperanzas que permiten soñar a la entregada afición del Arco Arena.

En un futuro próximo debe ser titular, rol por el que están luchando esta campaña hombres de rotación como Francisco García y John Salmons. Los ocho que ya he citado, Shelden Williams y Quincy Douby son la columna vertebral del equipo, que carga con los lastres contractuales de Kenny Thomas, Lorenzen Wright y el lesionado Shareef Abdur-Rahim, cuyos seis partidos esta temporada están dando la razón a los médicos que desestimaron su fichaje por los Nets hace dos veranos.

Salvo Martin, García y Hawes todos los jugadores parecen estar de paso. Es una franquícia sin presente que tampoco puede presumir de futuro. Han regalado a Mike Bibby, una de las pocas piezas canjeables, y el resto de viejas glorias que acabarán saliendo lo harán por un precio igual o incluso inferior...

Cuerpo técnico: Desde mi punto de vista no hay nada que reprocharle a su labor hasta el momento. Ha llegado a un equipo que lleva años en clara decadencia, debe lidiar a diario con un carácter como el de Ron Artest y se ha cruzado con infinidad de problemas de lesiones a lo largo del año. Está cerca del 50%, algo que tiene mérito teniendo en cuenta los contratiempos a los que se ha enfrentado, y de haber sido un año corriente quizás aún lucharía para entrar en los Play-Offs.

Dicho esto, su labor hasta el momento le conduce irremediablemente a un hara-kiri que se culminará el año que viene. Y es que no veo la necesidad de esforzarse a alcanzar unas cotas que el año que viene no logrará superar. Con las bajas como excusa, hubiera podido acomodarse entorno a las 25-30 victorias, ver como llegaba un pick mejor en el Draft, y tener argumentos a su favor para que Artest o Miller vieran puerta junto a Bibby en febrero.

Las 38 victorias que posiblemente logre servirán como baza para seguir en el cargo, pero supondrán una presión extra de cara a la siguiente campaña. Si ha logrado esto a pesar de las innumerables bajas, con todo el mundo sano se le exigirá llegar a Play-Offs. Resumiendo, en mi opinión este año los resultados han sido mejores de lo esperado, pero no creo que signifique que el proyecto va a más, al contrario, creo que su cuesta abajo seguirá y con los éxitos de este año se verá acentuada.

Reggie Theus (sorprendentemente no había dicho aún su nombre) ha cavado su propia tumba. Grizzlies, Wolves, Clippers y Sonics irán a más, y no veo ninguno de los que está ahora mismo entre los diez primeros siendo superado el año que viene por Sacramento. Si no hay suerte y llega algo bueno en verano creo que no es demasiado pronto para apostar por unos Kings cerrando la tabla clasificatoria.

En manos de Geoff Petrie está el evitarlo, pero mucho me temo que es complicado que lo logre. No creo que el proyecto de jugar con Martin o Artest como líderes sea motivo suficiente para fichar por el equipo de la capital de California. Vale como ejemplo que en dos años lo mejor que ha llegado vía agencia libre ha sido Beno Udrih, que por quienes no lo recuerden fue cortado por Minnesota tras no contar en San Antonio antes de encontrar su sitio en Sacramento...

Imagen: Se pasaron a la moda púrpura en los noventa, cuando si no vestías de este color o verde azulado no eras nadie en la liga. Para ser aún más originales lo combinaron con el negro, color que a Stern no le gusta mucho y que les obligó a sacarse un horrendo dorado de la manga cuando llegó el momento de presentar un tercer uniforme.

Espero que tres años hayan sido suficientes para darse cuenta del error que cometieron. Y es que, salvo en Washington, creo que no gustó mucho este dorado Vegas, toda una declaración de intenciones por parte de los Maloof... No les sigo mucho, pero creo que este año se avergüenzan de ello porqué no les he visto luciéndolo.
Todo apunta a que este verano los Kings renovarán imagen, y podemos esperar cualquier cosa de ellos. Si siguen con la actual gama de colores el uniforme visitante será negro, y el púrpura alternativo aparecerá en la 2010-2011. Otra opción es que mantengan el púrpura como principal y se decanten por el dorado como alternativo. Dudo mucho de la segunda aunque, de hecho, también de la primera.

Creo que ha llegado el momento de dejar paso al azul y al rojo, colores muy originales en esta liga. Antes de 1994 eran los colores clásicos de la franquícia, así que no sería extraño ver los mismos logos que han utilizado hasta ahora mudando de piel. El rojo estará a medio camino del grana, mientras que el azul elegido puede ser el cansino marino o el celeste clásico, al estilo Nuggets o Royals en su día...

Potencial futuro: Nunca ha sido una franquícia atractiva, y solo el contar con piezas como Webber le convirtieron en un destino glamouroso en su mejor época. No hay que olvidar que los Kings son por tradición una franquícia perdedora, que Sacramento no es una ciudad muy atractiva y que los mejores Kings que nos vienen en la memoria se construyeron en base a jugadores conflictivos o con poco nombre.

Chris Webber y Jason Williams eran chicos malos que flirteaban con drogas, Vlade Divac un pívot veterano, Peja Stojakovic un tirador desconocido del emergente mercado europeo y Doug Christie poco más que un especialista defensivo. En conjunto enloquecieron el Arco Arena y aficionados de los cinco continentes, pero solos y antes de coincidir en Sacramento no eran nadie.

Esta para mi es una prueba de los tiempos que le vienen a la franquícia porqué, de hecho, es lo que por historia le toca vivir. Desear tener suerte en el Draft, convencer algún agente libre venido a menos y revalorizarle y reformar los jugadores que lleguen vía traspaso para que triunfen y den una alegría a la afición. Esta es la historia de una franquícia que solo en Rochester ha saboreado el triunfo, y que ha tenido en Robertson y Webber los jugadores estrella que más les han acercado al segundo anillo.

Me centro poco en el equipo actual para intentar explicar lo que rodea a este equipo históricamente. El futuro son Kevin Martin, Francisco García y Spencer Hawes, poco más que nada para atraer agentes libres interesantes y jugadores de un perfil no muy alto a los que sumar lo que sea que llegue en su día a cambio de Artest y Miller.

Con el Draft como única esperanza los Kings no deben caer en el error de creer que acercándose al 50% de victorias salvan el honor. Pan para hoy hambre para mañana, la 2007-08 hubiera sido una campaña aprovechada si a día de hoy llevaran 13 victorias y Reggie Theus estuviera de scouting en San Antonio...

Lo que yo haría: Esta campaña ha alargado un año más la agonía, ha retrasado la gran caída que este proyecto en ruinas no tardará a vivir. Posiblemente me lo pensaría dos veces antes de firmar por un equipo medio-hipotecado con el contrato de Kevin Martin, pero si lo hiciera tendría como objetivo prioritario sacar al precio que fuera gente como Ron Artest, Kenny Thomas y Shareef Abdur-Rahim. Brad Miller es un tema aparte, ya que en mi opinión aún tiene cierto valor en el mercado y es un hombre muy válido para cualquier aspirante.

No me preocuparía en obtener resultados en las campañas 2008-09 y 2009-10. Tampoco tendría reparos en dejar salir a Kevin Martin, ya que en mi opinión solo Spencer Hawes merece la etiqueta de intocable en este equipo. Resumiendo, soy de la opinión que en Sacramento deberían hacer borrón y cuenta nueva cuanto antes. De nada sirve engañar el aficionado con unas cuantas victorias de mérito, es algo que no lleva a nada más que creer que lo que hay sirve para algo y que no hay que hacer cambios.

Lo que se comentó en su día: Mi artículo no era más que un homenaje a lo que habíamos vivido de la mano de los Kings de Webber&Cía los que nos aficionamos a la liga por aquel entonces. Sorprendentemente, no lo he leído hasta que he llegado a este apartado, decía más o menos lo mismo que he dicho hoy en los primeros párrafos...
Un emocionado Pierce fue el primero en comentar, maldiciendo a Bryant en la final del 2002 (final del oeste, pero prefiero dejarlo en final) y remarcando su admiración hacia Mike Bibby. Firmaría immediatamente después Rafita, lamentando que el tren del anillo se hubiera escapado ya para aquel equipo. El siguiente sería Wayne Robinson, recordando el miedo escénico de aquel equipo a la hora de la verdad y felicitándome por mis posts.

También me felicitaría un Avenida que echábamos de menos últimamente y que por aquel entonces no se pasaba muy a menudo. Cerrarían el capítulo de comentarios Hoeman, alabando un Jason Williams al que todos admirábamos y Peter Mihm, Laker declarado que también llegó a desear que aquel gran equipo lograra el trofeo Larry O'brien.

http://taylorwolves.blogspot.com/2006/07/no-hace-tanto-tanto-tiempo.html

Conclusión: Los Kings son un equipo del que casi todos guardamos grandes recuerdos. Disfrutamos de lo lindo de aquellas madrugadas (o tardes si lo grabábamos) de baloncesto en estado puro, de postes de exquísito talento, de muñecas en estado de grácia, de pases imposibles... En Phoenix vemos el hijo pródigo a pesar de ser muy diferentes en cuanto a concepción de juego. Con el fracaso del padre en mente deseamos un anillo para los de Arizona, un trofeo a título póstumo para aquellos amantes del buen juego.

Dallas recibió su castigo por renunciar a su estilo, y quizás los Suns de O'neal acaben pasando por lo mismo. El buen juego no da anillos, pero el elegante jugador converso tampoco. Kings y Suns quedarán como un buen recuerdo, pero serán Duncan y Billups (y no Webber y Nash) los nombres que nuestros hijos leerán en el NBA Register dentro de mucho tiempo, al menos en mi caso. Cierro un post muy profundo, escrito con el corazón y que espero que sea de vuestro gusto.

6 comments:

sixers29 said...

me ha gustado mucho este post, sobre todo por las palabras y reconocimientos que has hecho a aquellos maravillosos Kings.

Sobre el equipo actual y su futuro, coincido contigo, vamos a ver si deciden traspasar a Miller y consiguen algo interesante, luego vía draft deben ir armando un equipo prometedor que en estos momentos no lo es. Un top 3 en este draft les ayudaría y mucho.

Juanejo said...

bonito!!!! un post de autentico jugon, wolf. A mi las camisetas que llevan los kings, me suelen gustar, la morada me encantaba y la celeste, uff una preciosidad. pero la dorada, horrenda.
Theus deberia ser nominado al COY, este equipo deberia estar entre los 3 peores del oeste, y esta ya comiendole el terreno a portland, con deshechos como udrih que no le quiso minesota (me lo expliquen). a ver en el draft que consiguen, un buen cuatro les vendria muy bien.

BigBen said...

grande este post y mas para mi que para eso soy aficionado de los kings desde aquellos magicos de principios de siglo. la verdad es que la temporada es demasiado buena vieno lo que habia para empezarla, con artest, bibby y demas lesionados, pero, no creo que esto signifique que sacramento va a meterse en PO en un par de años. martin esta renovado segun creo asi que lo suyo seria largar a artest y en menor medida a brad miller y apostar por los chavales que vayas teniendo. si cogen un poste interesante en el draft quizas puedan formar una buena pareja con hawes, que a mi me parece que con minutos hubiera jugado bastante bien. de todas maneras, el futuro de sacramento depende de lo que saque en traspasos y en la evolucion de gracia, martin y hawes.un saludo crak.

dennis_mora91 said...

Pues toda historia tiene un final, y la de aquellos Kings de Webber, Divac, PEdja ... ha llegado a su fin. Ahora toca mirar al futuro pero como dices, algo negro se ve. No dudo de la calidad de Kevin Martin, pero el contrato que le han dado les va ha hacer daño, parecdi sera el impacto economico como el de Rashard en Orlando.

Artest tiene que salir de este equipom por mucho que diga que quiere seguir, no creo que aguante otro año perdiendo y sin entrar en PO, ya hara algo para solucionarlo.

Buen articulo como siempre :)

alberto said...

Tengo grabado el 7º partido de aquella magnífica final, sin embargo no he sido capaz de verlo. Es un asco pero me llevé uno de los disgustos más grandes. Ahora estos Kings ni fu ni fa, cada uno a su bola y el concepto equipo se ha olvidado. Personalmente los Kings han caído en el olvido y tampoco les veo ningún futuro a corto plazo.
Os habéis fijado qué colorido y luminosidad tan bonita tienen (0 tenían) los partidos por TV desde el Arco Arena?

J. Mercadal said...

Aun me acuerdo cunado los Kings tenían como estrella a Mitch Richmond y ocupaban el dudoso honor de ser el único equipo al que no le televisaban ningún partido a nivel nacional y poco después apareció un blanco con el 55 en todas las mejores jugadas y todos como locos a buscar material de los Kings hasta llevarlos de una forma u otra en el corazón. ¡Qué grandes!