Monday, April 14, 2008

El equipo del país

Leía en un foro americano no hace mucho un tema divertido titulado "jugadores que se parecen a la mascota de su equipo". Pensando en ello se me ocurrieron algunos ejemplos en la NBA, siendo los Toronto Raptors y sus dos mejores jugadores, Chris Bosh y José Manuel Calderón, algunos de los más destacables. Serán manías mías, pero en mi opinión tienen una fisonomía algo jurásica...

En fin, rarezas mías aparte ya he completado la mitad de la antepenúltima introducción de esta serie. Y es que amigos, toda odisea bíblica tiene un final, y la mía está a punto de terminar. Al empezarlo jamás había creído que la terminaría, pero se acerca la conclusión, y en el plazo previsto además. Utah Jazz y Washington Wizards cerrarán la epopeya, y antes del inicio de los Play-Offs tendréis un curradísimo análisis de la postemporada además de mis apuestas en los premios y esas cosas. ¿Y después? El tiempo dirá, Lemmeis y alguna otra cosa que se me ocurra y que sea digna del índice. Por cierto, publico dos en menos de 24 horas, así que si queréis leer el de los Sonics mirad algo más abajo...

Plantilla actual: A pesar de lo que algunos quieren haceros creer, Chris Bosh no nació en Valladolid y los Raptores no son un filial de nuestros queridos Spanish Golden Boys. Están Calderón y Garbajosa, sí, y dentro de no mucho un representante de cada país de la UE, sí, pero más allá de esto también hay vida.

Reconduciré el tema que hoy estoy excesivamente irónico. Chris Bosh sigue como líder de este equipo, eje básico en el poste en una plantilla en que el segundo que más destaca es nuestro Calderón. O al menos así lo había sido buena parte de la temporada, pues parece haber renunciado a su rol a cambio del buen ambiente en el vestuario y, se supone, algo a cambio del favor en verano.

En este caso el enemigo está en casa, y se llama TJ Ford. El eléctrico base ha demostrado estar muy lejos del Steve Nash que buscaban en su figura, y a pesar de su enorme talento el tiempo le ha retratado como una opción en cancha mucho menos segura que el de Villanueva de la Serena. A día de hoy es titular porqué así figura en su contrato, para saciar su egocéntrico apetito y, si hubiera alguna lógica final detrás de toda esta polémica, para mantener su valor en el mercado de cara a un posible traspaso en verano.

Deberán buscar opciones interiores en el mercado, pues pocos logros puedes conseguir con Nesterovic y Brezec como pívots. Si el italiano no fuera más alero que poste Bargnani sería una opción, pero su elección en el Draft empieza a generar demasiadas dudas vistas las carencias de la pareja interior que forman junto a Bosh. También está Kris Humphries, un secundario que a mi me gusta pero al que no se le puede pedir más.

En cuanto al juego exterior destaca especialmente Anthony Parker, excelso tirador que llegó a Canadá junto a la immigración europea del 2006. Jason Kapono es otro de los nombres a destacar, aunque en Ontario echa en falta los sobremarcajes a los que se veía sometidos Wade y O'neal. El fichaje que sí ha salido rentable es el de Jamario Moon, jugador forjado en el circo de Harlem y en ligas menores que ha sorprendido muy gratamente. Joey Graham se ve relegado al más puro estilo Mo Pete, Jorge Garbajosa podría tener los días contados en la liga y de Darrick Martin mejor hablo en el apartado que viene a continuación... Por cierto, se me olvidaba mencionar el temporadón de Carlos Delfino, un gran acierto sin lugar a dudas.

Cuerpo técnico: Vestido implecablemente en el lateral de la cancha, Sam Mitchell ve como se acerca el fin de su reinado como mejor técnico de la liga. Lo hace con unos registros peores que antaño pero, sobretodo, dando la sensación de estar al frente de un proyecto estancado o que no da para más, algo muy triste teniendo en cuenta que apenas acaba de empezar.

A pesar de su galardón, sigue dando la impresión de ser un mandado, de dejar que otros tomen ls decisiones importantes. Se comió a Bargnani y relegó a un rol muy secundario jugadores de otra era como son Morris Petterson o Joey Graham. Se aprovechó de la debilidad de la Atlantic para colgar el primer banderín del Air Canada Center e inaugurar su sala de trofeos.
Este año ha demostrado estar más cerca del galardón que le entregó Sports Illustrated en 2006 que del que recibió de manos de David Stern hace casi un año. Mantuvo a TJ en la titularidad hasta que no pudo negar la evidencia, y esperó a que otros tomaran la decisión para cambiar sus planes. Las declaraciones de TJ Ford no dicen mucho sobre su control del vestuario, igual que la nulidad de opciones más allá del balones a Bosh o lo poco que se aprovecha la muñeca de Kapono.

Parte de culpa la achaco al General Manager, un Jerry Colangelo cuya gestión no termina de convencerme. En lo positivo tengo que destacar los aleros que se ha sacado de la manga. Mientras que en el primer año Jorge Garbajosa destacó más allá de lo esperado (en América claro está), en esta temporada tienen que destacarse las incorporaciones de Delfino y Moon, con uno recibiendo su primera oportunidad en la liga cuando no debía esperarla y el otro empezando la temporada sabiendo que no tendría otra.

Aún así, tengo que reprocharle muchos de sus movimientos. Villanueva y Bosh era una pareja de 3-4 más que 4-5, así que la salida de CV31 hacia Milwaukee es comprensible. TJ Ford no es Steve Nash, pero con su incorporación tienes una gran pareja de bases; acepto. Ahora bien, el movimiento deja de tener lógica cuando el que llega en el Draft, elección obligada por Mauricio Gherardini, es otro tres con cuerpo de cuatro o cinco: Andrea Bargnani. Este es su error más flagrante, como también lo es darle a Kapono los 24 millones que le negaste a alguien con el compromiso que había tenido hasta la pasada campaña como Mo Pete.

Imagen: Tradicionalmente una franquícia de expansión tiende a hacerse notar así que es lógico que, llegando a la liga en los años noventa, mucho más aún. No es extraño pues que se decantaran por el púrpura, uno de los dos colores de moda junto al verde azulado en aquella curiosa explosión de colorido y renuncia a identidades históricas que deberían haberse preservado como a espécies protegidas...

Tuvieron más suerte que sus compatriotas de British Columbia, pues en Damon Stoudamire y Vince Carter encontraron jugadores con gran tirón comercial. El traslado de los Grizzlies a Memphis acentuó la identificación nacional del equipo, dando pie a un bonito uniforme rojo que con el tiempo aparcó el púrpura y negro y obligó a cambiar la identidad visual que el equipo había adoptado hasta aquel momento.
Ahora los Raptors visten con los colores canadienses y reniegan de su logo principal. La huella del dinosaurio con el talón en forma de balón de baloncesto es la nueva imagen corporativa de la franquícia, que hace práctica a cambio de renunciar a una gama original. Y es que a día de hoy siguen la misma estela que Bulls, Rockets, Heat, 76ers (espero que no por mucho tiempo), Blazers... Demasiados equipos con rojo y negro como colores principales, agraviado además por el mismo dilema que Houston.

Y es que tanto la franquícia tejana como la ontariense se encuentran con un veto por parte de la NBA para incorporar un tercer uniforme negro. Hartos de esto los Magic irán a por nuevos uniformes el año que viene, siendo el principal negro o adoptando otros colores de cara a poder tener un alternativo en la temporada 2010-11. Por su parte los Rockets pueden recuperar en una próxima actualización el amarillo al que han renunciado los Hawks, adoptando una combinación única en la liga y muy parecido al de la selección china. Llegados a este punto mi pregunta es: ¿que harán los Raptors?

Un uniforme gris sería un suícidio, teniendo el de los Nets como única excepción en la historia. Es difícil que la NBA pase por alto su norma hacia el sacrílego negro, pues no pueden dar a los Raptors lo que han negado a Hawks, Celtics, Bobcats, Mavs, Rockets, Knicks, Magic, Kings o Wizards anteriormente. Teniendo esto en cuenta parece difícil que llegue en breves un uniforme negro, algo que lamento profundamente, pues el resultado podría ser muy bueno. Difícil no quiere decir imposible, puede que la maravilla que os presento termine llegando si la NBA se salta a la torera su estúpida prohibición.

Potencial futuro: Creo que tienen un gran porvenir por delante, pero sigue sin convencerme la pareja Bosh-Bargnani en un futuro. Está claro que nadie privará de ser el líder al de Dallas, que seguirá como buque insignia hasta que se retire o salga del equipo. A Bargnani le veo en el mejor de los casos como un sexto hombre de lujo, con lo cuál sigo sin entender el por qué de su número uno del Draft cuando se ha demostrado evidente su incompatibilidad con Bosh.

En ambos está el futuro de la franquícia, y si quienes la gestionan han visto lo mismo que yo a lo largo del año también debería estar en las de José Manuel Calderón. Sería un lujo además seguir contando con TJ Ford como revulsivo, pero vista la opinión del pequeño playmaker parece claro que ha llegado el momento de despedirse de él. Yo al menos lo tendría claro, posibles lesiones al margen veo mucho más seguro el futuro en manos del número ocho.

Lo que llegue a cambio de Ford sumado a Bosh, Bargnani y Calderón debe formar la estructura básica de este equipo, en el que para mi siguen teniendo cabida hombres como Humphries, Moon, Delfino y Kapono (más que nadie porqué es difícil encontrar a nadie que lo quiera a día de hoy).

A la hora de buscar agentes libres deberían centrarse en encontrar un hombre grande a lo Tyson Chandler y un escolta de garantías para plantear el relevo de Anthony Parker, al que aún le queda mucha leña por cortar pero creo que destacaría más en un rol secundario. Si consiguen esto (casi nada) creo que pueden aspirar a disputar la Atlantic a los viejos y laureados (eso espero) Boston Celtics en un futuro nada lejano.

Lo que yo haría: TJ Ford y Jorge Garbajosa son las dos piezas más prescindibles desde un punto de vista objetivo, aunque para no generalizar solo afirmaré que desde mi punto de vista así es. Del primero está todo dicho, pero nadie habla del segundo. Que conste en acta que no tengo nada en contra de él como persona, de hecho me cae mucho mejor que Pau Gasol, pero está claro que su decisión de irse al europeo no fue buena, y es algo que si por ejemplo le pasara a un futbolista con la selección de Brasil todos nos estaríamos echando las manos a la cabeza.

La NBA es una liga aparte de la FIBA, con lo cuál debes salvar las distancias en lo que a selecciones se refiere. Desde el punto de vista de la franquícia no debe ser nada agradable que te devuelvan el muñeco roto, más aún cuando sufriste ya su baja al final de la campaña pasada. En vistas a una posible presencia de Jorge en Pequín, ya tardan los Raptors en renunciar a Jorge visto lo bien cubierta que está su posición. Largaría también a Graham, pues no confían en él y algo que les guste puede llegar a cambio. Ford, Garbajosa y Graham, con las miradas puestas en un escolta, un pívot y un base suplente.

Lo que se comentó en su día: Recordaba el viejo uniforme de los Raptors, aquel atravesado por marcas de garras y que, para bien o para mal, todos recordamos. Me centraba posteriormente en el rumbo del equipo desde la llegada de Vince Carter, el jugador que les situó en la órbita de toda la liga y que les lideró hacia un séptimo partido de semifinales ante los 76ers de Allen Iverson, que terminarían ganando el anillo.
Pierce sería quién inauguraría el artículo comentando lo bien que le caían los Raptors, algo motivado en parte por la llegada de un Calderón que entonces solo había jugado una campaña en la liga. Aprovechó también para pronósticar sobre su presencia en los Play-Offs, quedando muy bien de no ser por haber apostado (y fracasado) haciéndolo también por sus Celtics.

El siguiente y último sería Rafita, que comentó en prácticamente todos aquellos artículos y al que aprovecho para mandar un cordial saludo. Destacaba aquella primera camiseta que lucieron, que con su colorido logró llamar su atención y la de muchos más recién llegados a la liga. La llegada de Garbajosa no podía hacer más que aumentar su afición al equipo, junto a la de un TJ Ford que quizás ya no le parezca un grandísimo jugador...

http://taylorwolves.blogspot.com/2006/07/oh-canada.html

Conclusión: Los Raptors cuentan con un proyecto con un buen presente y un futuro prometedor, aunque sin duda mucho menos que hace un año. Algunos de los fichajes siembran dudas, salen a luz los primeras problemas en el vestuario y quién debería lidiar con ellos no parece estar a la altura, premio a mejor entrenador del año 2007 aparte.

Hay cimientos lo bastante sólidos como para pensar que estamos ante un equipo que va a ser un fijo en los Play-Offs de los próximos años, pero es difícil atreverse a pronosticar algo más allá de eso. Las dificultades que Canadá ha tenido siempre para atraer agentes libres seguirán siendo un problema, acentuando aún más la impresión que estamos ante un dinosaurio carne de extinción en primera ronda...

9 comments:

avenida said...

He vuelto, que te tenía abandonado Oleguer. Felicidades por la ULEB, y por ser incluido como blog de interés en la revista nueva sobre NBA.
Gran artículo, como todos, y sobre lo de TJ, a ver que pueden sacar, porque con tanta lesión su cotización me da que ha bajado.

BigBen said...

yo hice algo asi pero en menor escala hace tiempo. deberian largar a ford este verano como sea y renovar a calderon urgentemente. en el draft pues lo suyo seria un poste en plan hibbert si cae mucho o el hermano malo lopez. por TJ pùeden sacar a un escolta como el que tu pides tipo crwford que ya ha sonado mas de una vez.

D-BoT said...

Los Raptors me parece que necesitan un lavado de cara, TJ y Bargnani tienen que salir. El primero me parece un gran base, incompatible con la calidad de Calderon, y el segundo un fiasco para jugar de pivot. Ahora que aun tiene algo de cache, deberian buscar chicha por su traspaso. Garbajosa forever.

sixers29 said...

creo que Ford y Bargnani deben salir, el italiano es incapaz de defender y es muy irregular en el tiro. Necesitan un center aunque Nesterovic esté jugando últimamente a un gran nivel.

Toronto no es un equipo que me entusiasme mucho salvo por la presencia de Calderón.

La relación Colangelo y entrenador debe ser muy parecida a la de Ed Stefanski y Mo Cheeks, aunque creo que Colangelo influye mucho más

J. Mercadal said...

¿Soy el único que posee la sensación de que Calde sólo ha aguantado media temporada? Quizás se este reservando para Playoffs, uqe para algo es un jugador inteligente, pero el bajón que ha pegado en sus números es muy grande, y es oque ahora teóricamente se mide ante las segundas unidades de los equipos.

dennis_mora91 said...

Posiblemente si TJ no estuviera en Toronto le admirariamos mas, pero estando en Toronto restando minutos de titular a nuestro Calde lo vemos como un ogro, yo el primero jejeje.

El bajon de Calde se puede dar por muchas razones, como dices se mide con las segundas unidades, pero claro, el no esta jugando con Bosh, ni Parker ni Neste (increible su final) sino que lo hace con Bargnani (vaya decepcion), Delfino (el unico que se salva), Kapono (un dinero malgastado) y a veces Brezec o Humphries, dime tu si no hay diferencias :)

En fin, que a Toronto los veo ya muy quemados, las declaraciones de Bosh han podido pasar factura pese a que se disculpara, pero seguro que lo sigue pensando y sus compañeros lo saben.

Por cierto, ¿la camiseta esa verde de donde ha salido?

BigBen said...

este año han jugado de verde por el dia de san patricio. han sido varios equipos entre ellos chicago, toronto, new york y boston, y se supone que es un homenaje a los antiguos irlandeses que llegaron a boston, la verdad pocos irlandeses irian a toronto pero aqui todos se apuntan a la moda.

Juanejo said...

es verdad!! felicidades por la uleb, si señor!! de toronto tienen el problema tj-calde, uno de los dos ha de salir. luego bargnani no esta progresando. deben hacer cambios para seguir rodeando a bosh de gente de calidad.

alberto said...

De Toronto me gusta su cancha, la ciudad y la afición. Calderón debe seguir si le aseguran ser titular por lo que TJ debería ser canjeado y traer un AP luchador y reboteador. En el draft deberían moverse para elegir un pivot y de esta manera poder continuar siendo competitivos en el Este. A Garbo le exigiran el máximo para continuar y si no logran un gran equipo en un par de años pienso que Bosch pedirá ser traspasado.