Sunday, April 13, 2008

Los intocables de Emerald City

Cuando empecé a jugar a baloncesto y me aficioné a la liga ellos venían de perder en la final ante el mejor equipo de la historia. The Glove (Gary Payton) y The Reignman (Shawn Kemp) eran los peces gordos de un quinteto que, si no me falla mi memoria, completaban Perkins, Schrempf y Hawkins. Por aquel entonces era un equipo que me gustaba, posiblemente mis favoritos en el oeste solo por debajo de los Lakers y quizás los Suns (más tarde descubriría a Olajuwon, mi pívot favorito junto a Mourning).

Los colores captivaron al niño de ocho años que por aquel entonces asistía a sus primeras impresiones de la mejor liga del mundo. El verde, el oro y aquel rojo vino que odia Juanejo, unidos al talento de sus dos estrellas, eran una buena excusa para simpatizar con el equipo. Pocos meses más tarde Kemp (de quién tuve mis primeras zapatillas, unas reebok) sería traspasado a Cleveland, llegando a cambio un Vin Baker que jamás me gustó demasiado en comparación con el 40...

Plantilla actual: Sin los pilares Ray Allen y Rashard Lewis soportando la estructura principal del edificio, uno nuevo se alza en el solar que dejó el antiguo. Kevin Durant y Jeff Green son dos piezas ilusionantes para construir un futuro mejor, pero está claro que hace falta mucho más para construir un equipo campeón a su alrededor.

Les tocará vivir años difíciles en su división, una noroeste que con Blazers, Jazz, Nuggets y Wolves se presenta como la más fuerte de la liga en años venideros. En este sentido será clave acertar a la hora de elegir en los próximos Drafts, aspecto que trataremos más adelante para darnos cuenta de como se ha movido en este sentido la franquícia del estado de Washington.

¿Hay vida en la actual plantilla más allá del 35 y el 22? Algunos aún recordamos con esperanza el Ridnour de hace un par o tres de campañas, pero parece difícil a día de hoy que vuelva por sus fueros. Como máximo se salvará en un futuro alguien como Collison, hombre complementario y trabajador que puede aportar lo suyo, y quizás alguno de los pívots pufos elegidos en los últimos Drafts. Y puede, sin ser evidentemente un hombre clave, que el futuro de Damien Wilkins siga ligado al equipo.

Watson, Wilcox y Gelabale, por no hablar de la totalidad o casi de los pívots (Sene, Swift y Petro) y todos los jugadores que llegaron desde San Antonio o Cleveland deben ser prescindibles. El futuro no está hecho para ninguno de ellos, solo un proyecto con vistas a Bora Bora a finales de abril puede permitirse el lujo de salir con Earl Watson y Chris Wilcox en su quinteto.

No es de extrañar pues que la actual plantilla sea capaz de nada mejor que alcanzar las veinte victorias. Difícilmente irá a peor en los próximos años, algo que unido a la proyección de las dos estrellas del equipo convertirá a los Sonics en un equipo de Play-Offs y quizás incluso en un aspirante. Lo que debe estar claro es que aquí solo hay dos nombres intocables, y que de salvarse algún otro no deberían mirar más allá de estos tres apellidos: Collison, Ridnour y Wilkins.

Cuerpo técnico: El oscuro propietariado de los Sonics se reflejó en el laureado proyecto de los San Antonio Spurs para construir el suyo. Confiando en que a Durant no le de por estrangular a Carlesimo, PJ fue finalmente el elegido, dejando por el camino decisiones tan polémicas como jugar con Durant de dos, confiar en Earl Watson de base titular, no ceder peso en el vestuario a veteranos que ya no están como Szczerbiak y Thomas...

Poco en contra diré de PJ teniendo en cuenta lo poco que he visto a los Sonics, y que antes de esta campaña mi última referencia respecto a sus labores como primer técnico eran las manos de Sprewell alrededor de su cuello. Lo único que tengo claro es que no era del gusto de Latrell, que su idea de baloncesto es de corte conservadora, y que visto su currículum dejará el banquillo sónico tan pronto como sean aspirantes a algo y fracasen.
Es cuestión de impresiones en este caso, pero no le veo comandando una nave ganadora. Suerte tiene que hasta dentro de un par de años nadie le exigirá nada, ya llegará el momento en que esto ocurra y entonces saldrá por la puerta de atrás para dejar el mando en manos de alguien con cierto carisma en Seattle (porqué seguirán en Seattle, espero).

En cuanto a Sam Presti tengo un par de razones para dejar, por el momento, la balanza de su gestión en equilibrio. No le ha temblado el pulso a la hora de renovar por completo la plantilla tanto en verano (Lewis y Allen) como en febrero (Szczerbiak y Thomas). A cambio han llegado expirings y muchas rondas en el Draft, algo que será positivo si se invierten mejor que en un pasado no muy lejano.

Esto lo ves como positivo si lo miras desde uno de los dos puntos de vista. Y es que por otro lado pueden entenderse estos movimientos como el paso previo a mudar la franquícia. Poca presencia en la prensa, Key Arena sin llenar cada noche, equipo perdedor... Nada mejor que ser un equipo perdedor para trasladarse a una ciudad condenada a tener un equipo perdedor.

Retiro lo del equilibro, este último argumento acaba de decantar la balanza. Y es que si alguien no cree que es suficiente tengo muchos otros en la recámara, los dos más flagrantes el favor que Presti hizo a su buen amigo Popovich en febrero o la forma en que salió Lenny Wilkens de la franquícia tras su llegada, en uno de los capítulos más oscuros del verano junto al caso Doherty y Donovan.

Imagen: Tras traicionar su historia en los locos noventa con la inclusión del rojo como color secundario, volvieron a un logo y un uniforme tradicionales en la temporada 2002-03, y no lo han tocado desde entonces. En mi opinión esta revisión les honora, poniéndolos a una altura muy similar a la de los grandes históricos y un peldaño por encima de equipos como Hawks, Warriors o 76ers, equipos que no están a la altura de su dilatado recorrido en la liga.

La mezcla de verde y oro es una combinación única en la liga, cuyos únicos precedentes se remontan a los Minneapolis Lakers, los New Orleans Jazz y los San Diego Rockets. A día de hoy los Sonics y los Celtics en San Patricio son los únicos que los lucen, y salvo la remota posibilidad que existe de ver a los Hornets lucir los colores de Mardi Grass (verde, púrpura y amarillo) así seguirá siendo.
Mi única crítica a la actual gama va referida al uniforme alternativo. Soy partidario de que sea amarillo por jerarquía en los colores de la franquícia, pero lo que no me gusta es que el blanco tenga en este más protagonismo que el verde. De acuerdo que también pasaba en los uniformes originales que lucieron hasta mediados de los setenta, pero no me llega. Supongo que será una manía mía, que prefiero ver un color secundario en el uniforme visitante en vez del blanco teniendo tanto peso (como también ocurre en el azul claro de los Nuggets).

A pesar de esta pequeña opinión personal, pienso que el actual esquema de uniformes y logos de los supersónicos no debe cambiar, algo que seguro que ocurriría si finalmente se trasladan. Y es que no creo que alguien capaz de dejar atrás cuarenta años sin ningún pudor, y partidario además de rebautizar su equipo como Wranglers o Cyclons, tenga un especial cariño hacia el verde y el oro que, salvo la locura noventera, jamás han dejado de ser los únicos colores de la franquícia...

Potencial futuro: El fantasma del 84 estaba allí cuando los Blazers elegían a Greg Oden en el número uno del Draft, y no se había ido cuando el veinteañero con pinta de cuarentón de Ohio State se lesionó. Con su elección determinada por lo que rechazaran sus archienemigos los sónicos se hacían finalmente con Kevin Durant, sabiendo que posiblemente se hacían con el mejor de los dos, y además sin ninguna presión por haberse podido equivocar.

Desde aquel momento Kevin Durant era el líder de la franquícia, y Jeff Green su escudero, el Scottie Pippen particular del mesías. Los movimientos evidenciaban que nadie era intocable salvo ellos dos, que el futuro estaba en sus manos y que todo lo que llegara tendría como objetivo complementarles y acercarles a sus aspiraciones de anillo.

La temporada ha demostrado que alguien como Damien Wilkins también puede tener un rol de peso en un futuro, aunque no a la altura de los dos rookies. En este sentido el yerno se ha asentado en el equipo no sin cierta sorpresa, pues había mucha gente que tenía más confianza en una posible confirmación de pívots como Wilcox o Collison, o también en la resurrección de un Luke Ridnour que sigue en plena crísis.

Anteriormente ya he dejado clara mi opinión: como máximo me quedaría cinco de los seis citados, siendo Wilcox mi elegido por irse. Aún así, tengo claro que imprescindibles solo hay dos, y jugadores por los que pondría la mano en el fuego posiblemente uno solo. A los que sea que finalmente sigan en el proyecto se les unirán seis primeras rondas y algún robo en segunda, pues los Sonics cuentan hasta 2010 con todas sus primeras más dos de los Suns (2008 y 2010 -esta puede que sea algo alta) y la del 2009 de los Spurs.

Lo que yo haría: Collison, Wilkins y Ridnour seguirían en mi proyecto, en el que no hace falta decir que por supuesto Durant y Green también tendrían cabida. Dejaría un hueco incluso para Swift o Sene, pues a Petro le veo incluso menos recorrido que a estos dos. Es decir, solo seis hombres de la actual plantilla seguirían como máximo, el resto sería lo que hubiera llegado a cambio de Wilcox (expiring el año próximo, es fácil que salga en febrero) y Watson más las elecciones en el Draft.

Fijándome solo en el próximo los Sonics puede que tengan a tiro grandes opciones. De tener el número uno o dos del Draft yo iría a por Derrick Rose, siempre y cuando los que elijan arriba de ellos prefieran a Michael Beasley. Con la ronda de Phoenix puede llegar un pívot decente, de hecho según NBADraft.net Roy Hibbert estaría a tiro, y con la segunda puedes hacerte con un interior complementario como Joey Dorsey (de la universidad de Memphis). En el peor de los casos la ronda de Seattle caerá hasta la quinta-sexta posición, en la que yo iría a por Jerryd Bayless si por fortuna sigue disponible. No me fio del gemelo Brook López, por mi parte elegiría un base con la primera e iría a por el pívot con la de Phoenix.

Lo que se comentó en su día: Repasaba la historia de los Sonics a lo largo de sus casi cuarenta años de trayectoria, mostrando especial interés por capítulos tan destacables como el fracaso del 94, la final del 96, y la segunda ronda del 2005 que recuerdo con especial cariño. Además me hacía eco de lo rancia que había sido la última época con el propietario de Starbucks al frente, terminando con la venta a un grupo de accionistas que por aquel entonces, por lo que veo, ya habían declarado su intención de trasladarse con el equipo a su rancho de Oklahoma.
El primero en comentar sería Pierce, que declaraba su admiración hacia Ray Allen y no tenía muchas esperanzas en que los Sonics siguieran en Seattle. Nacho apuntaba la baja de Radmanovic como posible causa del bajón en la temporada 2005-06, y Rafita cerraba el capítulo de comentarios apuntando hacia la falta de poderío interior, además de no ver tampoco muchas esperanzas en el futuro del equipo en la ciudad de la lluvia.

Sorprendentemente no estaban por aquel entonces gente como Juanejo, McMillan, Atparrot, X-Man... Ningún fan de los Sonics debía conocer o pasarse por el blog aquel día, espero que en esta ocasión sean muchos los que se pasen y simpaticen con la causa sónica como Juanejo lleva haciendo de forma muy especial durante los últimos dos años en su garage sónico. Para él y todo el que sienta suyos estos colores, el entreñable pasado de la franquícia, el SOS... para todos vosotros este artículo.

http://taylorwolves.blogspot.com/2006/07/adios-la-ciudad-de-la-lluvia.html

Conclusión: Los Sonics son a día de hoy un equipo mediocre, pero su futuro deportivo es más que envidiable. Con Kevin Durant tienen uno de los líderes más estelares de la conferencia oeste de cara a un futuro, y con Jeff Green cuentan con el complemento perfecto que todo equipo aspirante necesita. Si a ello le sumas otra estrella (nadie mejor que Derrick Rose) y algún secundario de lujo, ojo que no la lien en años venideros.

La única sombra es la presencia de Bennett en el palco, la permisividad de Stern y algunos propietarios y la poca arena que queda en la parte superior del reloj. Las SOS siguen moviendo hilos, pero el poder está a favor del traslado y a cada día que pasa la esperanza de supervivencia de esta franquícia histórica es menor. Yo tengo fe y quiero pensar que la historia pesará, pero por otro lado me da miedo pensar lo poco que debe importarle a cierto comisionado capaz de imaginar una NBA en Europa que el año que viene haya un equipo llamado Oklahoma Cyclons...

PD: Save Our Sonics!

8 comments:

Weezy said...

Increible articulo!

BigBen said...

para empezar yo tambien tengo cierta mania a PJ, me parece que es uno de los peores entrenadores de la liga sin duda. a seattle le quedan al menos 4-5 años para tener opciones de PO que sera cuando durant y lo que venga en los drafts esten un poco maduritos. que tiempos lo de shawn y the glove

dennis_mora91 said...

Yo estoy entre PJ y Iavaroni como peores entrenadores (meteria al de Cavs tambien en el saco)... la cosa esta dificil :D

Este año para Seattle es como si no existiera, sabian que iba a pasar esto y que posiblemente ocurriria, asi que no creo que les importe demasiado. De hecho, estan mas centrado en la ciudad en que sigan alli que en la trayectoria del equipo, normal por otra parte.

Juanejo said...

me pongo de pie. que palabras, qeu foto mitica, con la plantilla del titulo del 79...gracias por tus palabras, crack. impresionante.
deportivamente, tiene sentido empezar desde cero con el que va a ser "the next one". un par de años en el infierno, y luego a crecer. de lo actual, solo KD, green, collison y poco mas salvaba de esta plantilla.
EL uniforme..el rojo era sacrilego, era simplemente obsceno, no se a quien se le ocurrio, pero ahora deberia estar ardiendo en el infierno por ello. 41 años no pueden acabar con la peor temporada de la hsitoria de la franquicia. en este draft, los sonicos creo que soñamos con rose. Sene ha sido elegido jugador defensivo del año en la D-League, lo mismo hasta sacamos algo de este no?
gran articulo crack. SONICS IN SEATTLE!

sixers29 said...

lo primero de todo, SONICS IN SEATTLE!!

Coincido contigo en que D.Rose es el jugador que deberían elegir en el draft, aunque habrá que ver qué pick le toca a Seattle.

Para mí Collison, Green y Durant son los que se deberían quedar en el equipo, el resto los intentaría traspasar.
Por cierto, también apoyo la elección de Dorsey en las egunda ronda, es un 5 que me gusta para los sonics.

Jeff Green será un buen jugador, pero os imagináis a Durant y Thaddeus juntos?, sería la leche.

D-BoT said...

El futuro de los sonics (deportivamente hablando) pasa por la habilidad de su GM para rodear a Durant y su lacayo Green con buenas promesas y solidos jugadores. Quizas tampoco deberian obsesionarse con la juventud, y con alguna ronda del draft hacerse con un jugador ya de garantias. Tremendo Post, como todos los que haces. Saludos para Juanejo y toda la aficion sonica. Save Our Sonics!!!

alberto said...

Buen futuro espera a los Sonics (evito nombrar Seattle por si me quedo desfasado). Durany y Green forman una escelente pareja y si logran un buen base en el draft veremos grandes años de lucha en el Oeste entre ellos y Portland. Si desean crecer necesitarán la ayuda de veteranos poco egoistas y que sean educadores.

ATPARROT said...

Save our sonics!!!

aunk parece que ya la cosa no tiene remedio...