Monday, July 24, 2006

No hace tanto, tanto tiempo

Arnie Risen, Bob Davies, Jack Coleman, Bobby Wanzer...algunos de los campeones con los Rochester Royals, en 1951. No sería un mal comienzo, pero no hablaré de ellos.

Hoy, con voluntad de homenaje a lo que me han hecho vivir, dedico el artículo a los Sacramento Kings, o a los que yo he conocido. En mi primera temporada estaban Abdul-Rauf, Polynice y Mitch Richmond, jugador que se me dio a conocer gracias a la portada del NBA Live 97. Sacto, con dos entrenadores a lo largo de la temporada, quedaría fuera de aquellos Play-Off.

Hasta dos años más tarde, en la temporada del lock-out, no vería al monarca de California más allá de la Regular Season. Empezaba el reinado de los Webber, Divac y Williams, y Stojakovic era tan sólo una pequeña muestra de todo lo que acabó siendo. Rick Adelman era el maestro, el creador de sueños.

Aquel equipo maduró, explotando un atractivo juego ofensivo, basado en los contraataques, los alley-oops y los pases por la espalda. Con el base más talentoso de la liga, un escolta que defendía bien y completaba contraataques, un frío tirador yugoslavo y la pareja de pivotes con más talento que la liga jamás ha conocido...no hay palabras para describirlo, aquello se vivía, se disfrutaba. Buen baloncesto en estado puro, elegancia en cada partido, algo así solo podía terminar en anillo...pero no fue así.

Los Lakers cortaron de raíz el sueño en el séptimo partido de la final del oeste en el año 2002. Una final anticipada, ya que los Nets no opusieron resistencia alguna para evitar el barrido. Mr May Robert Horry se encargó de convertir en mito, su ya legendaria carrera de Play-Off, con un tiro que acabó con el sueño de los Kings, y de todos los seguidores de la NBA. Ya no estaba Jason Williams, pero en Mike Bibby no cambiaba la esencia.

Ni un seguidor Laker como era yo en aquella época se alegró de aquello. Nunca un equipo me ha hecho sentir lo que hacían los Kings. Fue un deprimente final para un equipo que sabía a gloria, el principio de un declive que afectó tanto a la franquicia como a sus héroes.

Que habrá sido de todos ellos? Empecemos por arriba. Vlade Divac es ahora “director” técnico de la sección de baloncesto de la casa blanca; un buen marrón, vamos. Chris Webber comparte vestuario con el más jugón de la historia y, aunque sobrados van de talento, no consiguen meter los 76ers en Play-Off. Stojakovic ha bajado su nivel desde hace dos años y ya no parece aquel jugador que luchó por ser MVP. El escolta, Doug Christie, es maltratado por su esposa y ya no tiene minutos en la NBA. Y finalmente, Mike Bibby es el director de los nuevos Kings, que han dejado su gran estilo de juego a los Suns y se han pasado a la moda Bad Boy de finales de los ochenta.

Y no nos olvidemos, el entrenador Adelman se encuentra ahora sin trabajo. Así pues, de toda esta historia, el que ha salido mejor parado ha sido Chocolate Blanco. El que sobró en su camino hacia el anillo, y que ha terminado consiguiendo su premio en Florida, en las playas de Miami.

Ha muerto una leyenda, pero no su espíritu. Por el bien del baloncesto, esperemos que no sean Suns y Kings, los últimos en cultivar tal estilo de juego.

9 comments:

Pierce said...

Tio...snif...me has echo llorar! recordando esos tiempos... que grandes aquellos kings porque se disolvieron!! nooooo!! eran los mejores sin duda pero tenia que llegar el chulo de Bryant a matarlos y enterrarlos!!
¡¡que grandes por Dios!!
en fin les deseo lo mejor a los kings.
Remarcar una cosa: Me gusta mucho mas Mike Bibby que J-Will pero que MUCHO MAS!!!

rafita said...

la verdad es que si. prefiero yo tb a bibby antes que williams, pero porque s ele va la pinza, sino....

la verdad es que a los kings se les escapo el tren del anillo hace tiempo, con un muy buen basket, pero bueno, asi es el deporte

Wayne Robinson said...

Enorme partido la final de conferencia del 2002. Pero una vez más se demostró lo que tantas veces sucede en el deporte. No siempre gana el que juega mejor. Hacen falta otras cosas, mentalidad, determinación, cojones vamos... Y de eso Kobe Bryant tiene para dar y regalar. Recuerdo perfectamente varias jugadas que podrían haber dado la victoria a los Kings en los minutos decisivos y tipos como Stojakovic y Christie tirando solos y no dando ni al aro, eso por no hablar de la cantidad de tiros libres que fallaron. Se hicieron caquita a la hora de la verdad. Una pena porque quizá sea el equipo que mejor basket ha hecho en los ultimos años.

Wayne Robinson said...

Oye wolf. Enhorabuena tío. Tus post son cada vez mejores. Tenemos un periodosta en ciernes...

Wayne Robinson said...

quería decir periodista claro...

true wolf said...

jejej si ya se ve la intención, no te preocupes wayne

oye gracias por tus alagos de verdad, lo hago porqué disfruto mucho y me gusta que la gente que lo lee tambien lo haga.

después me paso por varios blogs que ahora tengo que marcharme

gracias a todos!!!

avenida said...

robinson tiene toda la razón, cada vez me gustan mas tus posts. rafita, se complica lo de mejor blog...:P

hoeman said...

Sin duda alguna ese equipo hizo mella en la juventud. Todos los bajitos queríamoss ser Jason Williams con ese bote de balón y esas asistencias tan fuertes que metía, yo creo que quien recibiese el pase se haría daño y todo.

Peter Mihm said...

Estoy contigo, como Laker de siempre el Sacto de años atrás me enamotó y quiso que hasta yo pidiera el título, que no llegó nunca, para ellos.