Tuesday, July 25, 2006

El alma de los Bulls

Seis anillos en seis finales...cinco premios de MVP en su haber...cuatro dorsales retirados...tres grandes protagonistas...dos, los anillos que concedieron entre ambos three-peat...uno, el más grande de todos, cuya leyenda no tiene límites.

Los Bulls de Chicago, el ángel vestido de rojo, el equipo que enamoró a todos los aficionados, y odiaban todos los rivales. Pistons, Cavaliers Knicks, Magic, Heat, Pacers...Lakers, Portland, Phoenix, Seattle y Utah; solo unos cuantos de todos aquellos que en Play-Off se vieron arrollados por su majestad Michael Jordan.

Junto a él, Scottie Pippen y Phil Jackson ganaron seis anillos. Lo de Jackson es otra historia, pero todo lo que el 33 tiene en su currículum se lo debe a Mike. Horace Grant, BJ Armstrong, Dennis Rodman, Ron Harper, Toni Kukoc...peones de calidad, pero todos al servicio de Air.

El 23 de los Bulls dejó tras de sí un camino lleno de vuelos, canastas imposibles, víctimas destrozadas y rivales que se rindieron a sus pies. Suya es la culpa que los Barkley, Ewing, Malone, Stockton o Miller no tengan su preciado anillo de campeones. Los más grandes en su tiempo, ninguno pudo con Jordan.

Y si hoy hablo de los Bulls es sólo por él. No serían elogios ni admiración lo que les dedico, de no ser por Mike. Irían para Portland, el equipo que prefirió la elección del mediocre Sam Bowie al mejor jugador de la historia.

Seis anillos en seis finales. Ningún ejemplo más claro de que en una época de gigantes, Michael Jordan fue un coloso. Solo durante dos años viví de aquella magia sabiéndome, con ocho años, el roster del equipo de la Windy City. Longley, Rodman, Pippen, Jordan, Harper, Wennington, Kukoc, Caffey, Buechler, Kerr, Brown, Simpkins...Aún hoy, sin trampas, recuerdo estos doce. En mi caso, son los únicos doce de cualquier franquicia actual o pasada que puedo nombraros.

No hay más que hablar; quien tiene interés alguno por los Bulls anteriores al Draft del 84, o los que vinieron después de Air y, hasta hace dos años, se arrastraban por la liga. Para mí y muchos aficionados de la liga Chicago es, y siempre será, Michael Jordan. De momento, todo lo que cuelga del United Center es por mérito suyo.

7 comments:

hoeman said...

Grande Air Jordan, pero también hay que ver si lo hubiese conseguido sin Phil Jackson y Scottie Pippen.

rafita said...

la verdad es que este señor (me refiero a jordan) es el que me metio el gusanillo del basket, y por tanto, no m cabe otra que ser jordanista y de los bulls, esta claro. aunque siempre detras de los spurs, claro

true wolf said...

yo creo Hoeman, que si no hubiera sido Pippen tarde o temprano hubiera sido otro. Kukoc a lo mejor hubiera llegado antes y con un rol más protagonista, o hubieran optado por otro gran complemento

Peter Mihm said...

De lo que no cabe duda es de que el más grande de la historia tuvo además unos buenos ayudantes para lograr los títulos, pero él era la piedra angular. Y es que todos siempre querremos TO BE LIKE MIKE!!!

true wolf said...

Que suerte tuviste Peter de vivir todo aquello...yo comencé después del 72-10 :(

Por cierto, gracias por pasarte

Pierce said...

Siento llegar tarde a mi cita diaria en taylorwolves pero hoy he estado liado.
Gran intro True wolf de verdad buenísima.
jordan es el dios del basket y es un jugador que al equipo que va lo hace campeon, solo necesita gente que lo apoye y le guarde la espalda y eso los bulls lo hicieron bien fichando a los necesarios y ahí tienen el premio, 6 anillos.

Pues no te quejes true wolf que yo empeze mas tarde que tu, en la temporada del lock-out

Pierce said...

Por cierto true wolf pasate por mi "encuesta" para rookie del año