Friday, July 21, 2006

¿Adios a la ciudad de la lluvia?

Dice la leyenda, que en una fábrica de la Boeing ubicada en Seattle se construía un avión al que se quería llamar el SuperSonico. El proyecto nunca se hizo realidad, pero dio nombre a la primera franquicia en el deporte profesional que veía la ciudad de la lluvia.

Mucho ha llovido desde entonces, y más en la ciudad de Starbucks, hasta ver a los Sonics de hoy en día. Un equipo que en dos años ha demostrado ser capaz de lo mejor y de lo peor, una franquicia que en los últimos año se ha mostrado irregular y cuyo balance roza el 50% de victorias.

Con un anillo conseguido en 1979, con Gus Williams, Dennis Johnson y Jack Sikma liderando al equipo, nunca ha vuelto a contar con los ingredientes necesarios para repetir tal hazaña. Dejaron escapar su oportunidad en la campaña 93-94 con un balance de 63-19 al caer ante los Nuggets, contra todo pronóstico. Dos años más tarde, y con una victoria más en temporada regular, llegaban a su última final de la NBA. Perkins-Kemp-Schrempf-Hawkins-Payton; uno de los pocos quintetos que recuerdo de mi infancia como seguidor de la NBA. A decir verdad, el único junto al de los Bulls y los Lakers. Me gustaban aquellos Sonics, aunque yo los descubrí un año más tarde, en mi debut como seguidor NBA (96-97).

Con 64-18 una campaña solo puede terminar en título...siempre y cuando no te encuentres con los Bulls del 72-10. Así pues, Perkins, Schrempf y Hawkins se retiraron como sónicos sin anillo, Kemp empezó a flirtear con el sobrepeso y el alcohol y Payton se convirtió en un mercenario que hasta hace un mes no tenía anillo. Vin Baker llegó a un equipo que ya empezaba a decaer, y que no consiguió Play-Off en la temporada del lock-out.

Por otra parte, los Sonics son de los pocos equipos que han mantenido una fidelidad al largo de los años a sus colores (verde y amarillo), excepto a finales de los noventa, cuando un rojo vino se coló en la gamma del equipo de Seattle.

La 2004-05 fue esperanzadora. Ray Allen era aspirante al MVP y Rashard Lewis cumplía uno de mis sueños, verle en el All-Star. Se comieron a unos Kings que terminaban un ciclo en primera ronda, y con honor cayeron en segunda ante los campeones, San Antonio Spurs. Pero por lo que se dice, el viejo propietario no quería destinar mucho dinero en el equipo, se dejó escapar a McMillan y en abril, como pasa en estos casos, estaban de vacaciones.
Ahora se habla de un traslado a Oklahoma City. El nuevo propietario puede contemplarlo, a no ser que las autoridades de Seattle hagan algo al respecto. De no ser así, el 40 aniversario de los Sonics puede que se celebre en la actual ciudad de adopción de los Hornets. Y Oklahoma City Sonics no me suena muy bien...

6 comments:

Pierce said...

A mi estos no me caen bien. Solo simpatizo con Ray Allen el mejor triplista desde "Miller the Killer".
Creo que puede ser muy probable que se muden porque hay cada declaracion de su propietario que no invita a la esperanza...en fin a ver como sigue la cosa

Saludos

Nacho_15 said...

¿no creeis que la baja de Radmanovic ayudó aún más a este bajón?

un saludo

Pierce said...

Oye true wolf, ¿tu sabes si se puede mirar de alguna forma cuanta gente ha visitado el blog?
Y ¿a que equipo le toca mañana revision en taylorwolves?
a mi ha phoenix

rafita said...

habra que cambiar de nombre. por lo que tengo entendido, no parece que haya muchas posibilidades de seguir en seattle. creo que a seattle, para ser un equipo puntero, le falta gente interior. les salio bien lo de wilcox, pero falta algo mas, y no un Sene o Petro

true wolf said...

esto de las visitas que dices supongo que puede ponerse un contador Pierce. Soy novato con esto, así que tampoco domino demasiado.

Sobre lo d Radmanovic, ya iban mal con el y su mala actitud y soy de los que prefiero a Wilcox.

true wolf said...

Mañana Pierce, a diferencia de otros dias, lo improvisaré, aunque puede que no actualice hasta la tarde