Wednesday, August 09, 2006

La fiebre amarilla

A lo mejor no habrá lagos en California pero, ¿a quien le importa? Alguien prefiere Palm Trees a Lakers? Alguno de ustedes cambiaría el púrpura y el amarillo por cualquier otro color?

Si ahora la ciudad de los lagos es la más grande de California es gracias al equipo que comenzó su andadura con el primer gigante que el mundo del baloncesto profesional conoció: George Mikan. Con el 99 en su espalda, lideró a la laureada franquicia a cinco anillos en seis años en la década de los cincuenta. El equipo, por entonces en Minneapolis, se convirtió ya de buen principio en la más respetada de las franquicias en la liga profesional.

Con el cambio a la ciudad de los ángeles se omitió el amarillo por poco tiempo, pero el ansia de triunfo no cambió en absoluto. Hombres como Jerry West o Elgin Baylor lucharon contra corriente para lograr el sexto para la ya californiana franquicia. Un muro infranqueable en forma de trébol alargó la espera hasta el año 72, en el que un veterano Wilt Chamberlain acudió en su ayuda para poner las cosas en su sitio.

Más bien no fueron brillantes los setenta, y se llegó al año 1979 con un numero 1 del Draft que con gran acierto aprovecharon para traer a Earvin Johnson, de la universidad de Michigan State. El joven base de más de dos metros lideró en un épico sexto partido ante los 76ers al séptimo anillo, sin Kareem Abdul-Jabbar a su lado. Era tan sólo un rookie, pero logró que su actuación no fuera olvidada en el transcurso del tiempo.

Pat Riley y el Showtime dieron a los Lakers otros cuatro anillos. Podrían ser más, pero los mejores Celtics, Pistons y Bulls de la historia se encargaron de evitar el dominio más grande desde los años sesenta por parte de un solo equipo.

Catorce anillos en veintiocho finales. Los tres últimos logrados con el Three-Peat de O’neal, Bryant y Jackson. Blazers, Kings, Spurs, Pacers, 76ers, Nets...o lo que es lo mismo: Webber, Miller, Iverson, Kidd...jugadores que les deben a ellos tener las manos libres de anillo.

Allí iban veintisiete. En 2003 las peleas, lesiones y causas ajenas a la historia no lograron el cuarto del milenio, y décimo de Jackson. Llegamos al 2004: Payton y Malone como refuerzos de lujo, una plantilla incomparable a otra. Sobran las palabras, era la mejor de la historia...

Pasaron los Play-Offs. Después de ver caer a los Wolves me fui a Londres de viaje de fin de curso. Olvidada la pesadilla del primer partido, el triple de Bryant en el segundo puso las cosas en su sitio.

Había sido un espejismo, nada de aquello podía ocurrir de verdad. Última noche en Londres, tranquilo en mis presentimientos me conecto a internet. Aquello no había pasado; como en 2001, perder el primero y acabar 4-1. Este era el resultado, pero a favor de los Pistons. No veía a Kobe en la foto con el trofeo de MVP de las finales. Vestía de blanco y era Chauncey Billups,..

Muy decepcionado llegué a mi casa para ver el quinto grabado. Fue vergonzosó, y durante una época llegué a odiar a mi primer ídolo, Kobe Bryant y, sobretodo, a O’neal. Mis sentimientos en cuanto el primero han ido cambiando pero a Shaq sigo sin soportarlo.

Con mi ilusión nunca se había jugado, nunca un Chauncey había sido el mejor en una final y nunca un equipo de infravalorados había podido con los que, con toda la razón, se creían mejores que ellos. Nunca una final ganada desde el julio del 2003 se había regalado de tal forma.

El gigante ha ganado su cuarto anillo y el MVP 2006 ha entrado en la historia con sus 81 puntos y otros épicos logros. Pero la mediocridad de la plantilla no da para más que llegar a la postemporada y, una vez allí, ponerlo todo en las manos de Kobe.

8 comments:

rafita said...

gran historia la de los lakers, que da para escribir mas que con otros. hablando de la camiseta amarilla y purpura, decir que me encanta la azul retro

en el apartado me cae bien/no me cae bien, me cae muchisimo mejor o´neal que bryant, me parece mas show-man

MCMILLAN said...

Nunca me han gustado los Lakers, no se por qué, pero nunca me han gustado. Esa mezcla de orgullo y vanidad, ese no llevar camiseta blanca obligatoriamente... no se, me huele a equipo elítista. Está claro que son una de las referencias de la liga, pero creo que este año tb van a pinchar en hueso.

El maestro Zen, si el corazón se lo permite, va a tener que hacer encaje de bolillos si no quiere que su esuipo se hunda en la mediocridad de la primera ronda de Playoffs (tipo Grizzlies), y seguramente ni eso.
La apuesta de juego es muy interesante, y el combinar a Odom con Radmanovic es muy atractivo, una mezcla de 3-4 sin definir, en Seattle, con Lewis dio buen resultado. Aun así falta un base de garantias, no nos engañemos Smush Parker no lo es, y que Kwame Brown llegue al 13p 11 reb. por partido como minimo! Ahora mismo estoy repasando la plantilla de los Lakers y me deja frio, indiferente, sin Horrys, ni Harpers, Ni Horace Grants, ni Kukocs... hace frio en el Staples.

Wilt Chamberlain said...

Sí, la historia se escribe así y es muy bonita. Es precioso ser de los Lakers, estoy deseando ver lo que ocurre los proximos años. Yo estoy contigo en lo de Shaq y Kobe, aunque la culap de lo que ocurrió en 2004 individualmente no fue de nadie sino colectivamente, ya que el equipo estaba roto (aún así con esos jugadores lo mínimo eran las finales). Sin duda no es lo mismo ver a Shaq en los Lakers que en cualquier otro equipo. Los Lakers son el equipo de Mikan, Chamberlain, Jabbar y O'neal, casi nada al aparato, espero que algún día los Lakers y Shaq se reconcilien (no me refiero que regrese).

the pearl said...

A mi no me gusta el fichaje de Radmanovic,me parecería un buen recambio saliendo desde el banquillo.Pero gastarse el mid-level en él para jugar de titula con Odom y de center con Brown no me parece muy consistente.Además Smush Parker es uno de los jugadores que menos me gustan.

MCMILLAN said...

Lo digo arriba, y creo que se explica por si mismo, estos Lakers me dejan frios. Mucho jugador desconocido, pocos contrastados... No hay gente curtida en la liga, más que los Lakers parecen los Bucks, o los Warriors...

Wilt Chamberlain said...

Si solo fuera cuestión de curtimiento, simplemente tienen una mierda de jugadores. Dilo así, que es más fácil.

MCMILLAN said...

Wilt, ya sabes que yo uso un lenguaje más comedido, es mi estilo... pero creo que mejor de lo que lo has hecho tu no se puede explicar. La mayoria de mediocre para abajo... y son la 4ª plantilla mas cara de la liga!!! vamos, que para reformar, lo primero es soltar lastre. Por cierto en Hoopshype pone que todavia le deben 15 kilos a Brian Grant... cazoooooo mix!!!

En LA creo que estan esperando a que el tal Bynum se convierta en un nuevo Shaq, y ya pueden tener paciencia.

true wolf said...

Buenas a todos!

Ahora dentro de un rato colgaré un nuevo artículo. Cuando hice este último empecé a tener problemas con internet y me fuí a la playa hasta hoy. Gracias a todos los que habéis escrito, espero que os gustara mi breve exposición sobre lo que para mí representan los Lakers.