Tuesday, August 08, 2006

La dura travesía hacia el anillo

Para muchos los Suns eran, antes, un equipo que vestía bien con constante presencia en los All-Stars, las postemporadas, la carrera para el MVP...Un equipo atractivo, que no debía darse por muerto y que en incontables ocasiones ha aspirado al anillo.

Nos encontramos ante una de estas ocasiones, un momento cumbre que no debe desaprovecharse. Nash, Stoudemire y Marion no pueden dejar pasar el tren que antaño perdieron Alvan Adams, Paul Westhpal, Charles Barkley o Kevin Johnson. Ellos tienen la gran responsabilidad de dar a los Phoenix Suns su primer anillo e, incluso, llevarlos a una dinastía.

No siempre un juego atractivo, grandes estrellas y un dos veces MVP son garantía de anillo. Que se lo digan a los Kings, los Mavericks o los Jazz de Malone y Stockton. Para mi el problema para los de Arizona pueden ser los Cavs y los Heat. En resumen, que los veo en las dos o tres próximas finales de la NBA.

El púrpura y el naranja nunca estuvieron tan de moda. El desenfado del base canadiense, el acierto de los hombres exteriores y una gran dirección desde los despachos dieron este año más fruto de lo esperado. Remontada ante los Lakers, baño a los Clippers en el partido decisivo y mucha, mucha guerra, a unos muy superiores Mavs que llegaron con la batería mucho más cargada.

Añádele a esto un aspirante a MVP para los próximos años como es Amaré Stoudemire y el resultado solo puede ser uno: anillo.

Y como he dicho antes solo veo dos posibles obstáculos en su glorioso camino: Flash Wade y King James. Para mí solo estas dos futuras leyendas de la liga pueden alejar a los Suns de un back-to-back NBA Titles. Y ya lo dije una vez pero lo repito: los tres próximos anillos irán para Miami, Phoenix o Cleveland. A lo mejor el tiempo no me da la razón pero no veo ahora mismo equipo que les pueda hacer sombra. O mejor dicho, jugadores que puedan superar a los James, Wade y Stoudemire, el futuro de la liga.
Y de los tres, Amaré es el que tiene, ahora mismo, mejor compañía. Y con su nuevo número 1 en la espalda intentará dar el primero de sus anillos a la franquicia que hizo que mi padre dejara de ser un Celtic para pasarse al amor al espectáculo que prodigan los de Arizona.

PD: True Wolf vuelve, aunque seguramente solo por 3 días para marcharse de fin de semana.

6 comments:

Wilt Chamberlain said...

Bienvenido de nuevo truewolf, espero con impaciencia tu post sobre los Celtics. En cuanto a los Suns decir que siempre han sido u euqipo muy atractivo y, ahora, más que nunca. Haber que nos ofrecen esta temporada.

N: muy simpático lo del fin de semana, jajaja.

Julius Bird said...

Hola Wolf, efectivamente, tu blog es de los míos: amenos y sabio. ¿De verdad que eres de la tierra de Kevin McHale y Bobby Dylan? Amazing. Pues sí, a ver si los Suns vuelven a brillar el año que viene, que ya son muchas temporada con el anillo en los labios. Nos leemos, crack.

rafita said...

son el joga bonito de la nba, siempre es mejor ver a estos que a portland, con todos mis respetos, por ejemplo

y si, candidatos al anillo son, pero antes de con cavs o heat, deberan pasar por encima de los spurs o mavs, esta claro

bienvenido de nuevo

true wolf said...

Gracias a todos

Despejando dudas Julius, no soy del sagrado estado de Minnesota, la meca de los fans de los Lakers, se debe solo a un fanatísmo y a la famosa frase de Gordon Bombay en Mighty Ducks II, saviamente traducida al castellano como Vuelven los Mejores

MCMILLAN said...

Los Suns, o ayer tuve un sueño 2.0.

TrueWolf un saludo y bienvenido, te presento mis respetos en tu blog.

Los Suns, esa extraña conbinación de talento e ilusion (no me llames iluso...). Dás en el clavo, la clave del equipo será Amare. El año pasado sin él llegaron a semis, y si de algo adolecieron fue de una referencia interior. Si este año rinde a su nivel llegarán más lejos, ya que al timon Nash no fallará.
Lastima la espantada de Tim Thomas. Thomas es uno de esos extraños especimenes que se acoplan perfectamente a lo que el sueño de los Suns necesitan: tios altos que corren bien la pista y con un aceptable manejo de balón, pero en fin... El fulano en cuestión, forrado de plata, ha preferido ir a por más plata a la vera de su amigo Cassell y un polvorín de vestuario. Thomas ha dado la espalda al equipo, y estilo de juego, que mejor se amoldaba a sus cualidades, al roster que le ayudó a resucitar y a unas esperanzas reales de obtener un anillo... pena de jugador. Aun así creo que el gorila bailará, y mucho, en Playoffs!

true wolf said...

Gracias McMillan!

Se echará en falta a Thomas, que sorprendentemente les resolvió la papeleta en Play-Off ante el equipo amarillo al que le dedico el artículo siguiente.

Aunque como coincidimos, la clave está en Amaré.