Wednesday, December 19, 2007

Todos para uno y...

He omitido parte del título que tuvo la entrada original porqué, a pesar de contar con un amplio repertorio de compañeros de armas, visto lo visto el líder del equipo que nos ocupa hoy es un solista. Si en el caso de Hawks, Celtics, Bobcats y Bulls hemos concluído que la dinámica grupal será la clave para que lleguen a su potencial máximo, en el caso que tratamos ahora se trata de lo mismo pero añadiendo además el factor divino de un jugador de baloncesto.

Entendemos divino como la capacidad de uno para ser el centro de fe del grupo, la piedra que sostiene el conjunto. No siempre esto da resultados, como demuestra el poco palmarés de campeonatos de Chamberlain o el Kobe que después de dos años se ha rebajado a la condición de mortal para incrementar el número de victorias. En el caso de los Cavaliers, el esquema dios y sus apóstoles ha dado un título, y cero victorias sin el todopoderoso en esta 2007-08.

Plantilla actual: El tiempo ha acabado compensado su santa paciencia en aquel maravilloso final de siglo con un lituano llamado Ilgauskas. Por aquel loable gesto se les compensó con el número uno del Draft cuando más lo necesitaban y, años más tarde, con un interesante robo desde la segunda ronda. Sin duda ha sido de ayuda, porqué en muchas ocasiones la gestión ha sido de lo más pésima...

Cuando no funciona uno funciona otro, pero ninguno lo hace sin las ventajas que genera Lebron. Ilgauskas te mete sus tiritos, y a una avanzada edad para su físico aporta más rebote e intimidación de la que se le recordaba. Gooden trabaja lo suyo, pero pesa demasiado la sombra del traidor Boozer, que de haberse quedado ya habría dejado algún que otro banderín en el Q. Este es el juego interior, reforzado después de unas largas vacaciones con la incorporación de Varejao y contando con otras opciones como el recordista Marshall y los verdes Cedric Simmons y Dwyane Jones.

Por fuera cuentan con el rey, el rebelde Pavlovic y Hughes como las opciones más claras a priori. A ellos se les ha sumado últimamente sangre fresca como la de Gibson y Brown, que poco a poco van definiendo cada uno el que va a ser su rol en este equipo. Otro Brown (Devin), otro Jones (Damon), un Ira (Newble) y un Eric (Snow) completan una rotación exterior para nada corta.

Y digo esto porqué muchos pecamos de repetir hasta la saciedad que la plantilla de los Cavs es corta. No es que sea corta, si acaso limitada en cuanto a recursos. Es decir, por nombres la rotación puede ser amplia, pero carecen de un segundo base o pívot de calidad. El problema va más por ahí, y es de difícil solución teniendo en cuenta los contratos de Hughes, Marshall, Gooden o los recién firmados.

No debería estrañar que repitieran presencia en las finales, contando que esté todo el mundo sano y, por supuesto, lo esté Lebron. No veo a Magic o Celtics tan sólidos como ellos, y a la espera de ver como llegan los Pistons y los Bulls yo creo que tienen muchas posibilidades de volver a tener las vacaciones más cortas (junto a, dios no lo quiera, con los del Álamo otra vez).

Cuerpo técnico: Mike Brown da una imagen de tipo soso, callado, sin demasiado peso en el vestuario; aire Frank Rijkaard o, para usar un símil baloncestístico, Sam Mitchell. Sin embargo hay una diferencia, y es que Ferry no parece un tipo tan entrometido e influente como lo son Gerardhini y Colangelo. Entonces ¿quién manda allí?

Pero creo que solo es una impresión. En el fondo estoy seguro que es un tipo que entiende muchísimo, que lleva el peso pero no el mérito... Quizás esté totalmente equivocado y sea un patán, pero me da la impresión que simplemente no le gusta estar debajo de los focos y da esta imagen. Le veo lejos de un estilo Avery Johnson pero, a la vez, tampoco me da la sensación que pueda ser un Sam Mitchell.

Espero que se haya entendido, no me habría podido explicar peor pero es que no me salía de otra forma. En fin, vayamos ahora con el habitualmente criticado Danny Ferry, aunque hoy romperé una lanza a su favor. De acuerdo que había que criticarle por no reforzar nada el equipo o no moverse pero: ¿alguién querría a Larry Hughes, Donyell Marshall o Damon Jones?

El margen para traspasar no podía ser más escaso, tal y como está conformada la plantilla actual. Pensad que los Cavs han tenido mala suerte con la inesperada decisión de Boozer, que en su día tuvieron que remediar, y con mucho recién llegado que prometía algo y ha acabado dando otra cosa. Y sin embargo están allí, aunque tampoco haya que darle el mérito a Danny.

Tal y como se presentaba el verano se ha movido bien. No se ha precipitado en los temas de Pavlovic y Varejao aunque, por falta de alternativas válidas, ha acabado claudicando. No se precipitó al mandar a Gooden a Sacramento por Mike Bibby, un movimiento que a simple vista suena bien pero que con Lebron no tiene mucho sentido. Él es el base de este equipo, los demás meros complementos que con él funcionan y sin él están perdidos.

Imagen: Yo aún era un joven fan de NBA, y por aquel entonces siempre había visto a los Cavs vestir de horrible negro. Aún así ya era un ávido fan de los uniformes, y periodicamente todos los veranos paseaba por las webs de los equipos para ver si había novedades. He dicho verano y, pensándolo mejor, debía ser primavera, ya que era antes del Draft...

Con estas entré a la web de los Cavs tras pasear sin suerte por las de Hawks, Celtics y Bulls y entonces ocurrió: ¡lo más bonito que había visto en mi vida! Quizás con el tiempo haya envejecido mal, pero por aquel entonces y comparando con lo negro aquello era divino. El tiempo no pasaba mientras analizaba el nuevo y precioso logo, el wallpaper de Ricky Davis vestido de elegante rojo vino con bordes dorados...
Aquello era perfecto y, vista la historia de los Cavs, ideal. Volver a los orígenes, y dejar atrás los nefastos noventa y peor entrada al nuevo milenio. Más tarde aparcarían el rojo en favor del azul (que aún ser el secundario es intocable cuando llegan los Play-Offs), pero ni este cambio evitaría que a día de hoy siga siendo una de las mejores gamas uniformiles que deambulan por la liga.

Larga vida a estos colores, y si nunca deciden volver al pasado que sea para vestir otra vez de naranja. De todas formas, dudo que haya mucho cambio en el futuro del equipo. Estos colores celebrarán campeonatos, y los uniformes que salen en los libros de historia no suelen cambiarse (a excepción de los Pistons de la era Grant Hill, que con mucho acierto volvieron a los orígenes para reencontrarse con el Larry O'brien Trophy).

Potencial futuro: El límite es el cielo, siempre y cuando Lebron no se decante alguna vez por el glamour Hollywoodiense o la atracción de la gran manzana (ya sea en Brooklyn o el Madison). De todas formas, en la mente de "El Elegido" seguro que no se contempla la posibilidad de dejar el equipo que le cae más cerca de casa sin, como mínimo, ganar un campeonato.

De todas formas, deberá intentar hacerse con el título con lo que hay ahora, más o menos. Y es que aún restan tres años de lastre salarial con hombres como Hughes, Pavlovic, Varejao o Ilgauskas con contrato garantizado. Yo intentaría colocar a Varejao, y desearía que Zydrunas y Larry se ganen el salario.

Simmons crecerá con un contrato garantizado hasta el 2011, mientras que a Gibson y Shannon se les tendrá que renovar ya. La incógnita es ver finalmente que se hace con Gooden, que finaliza contrato pero que, en mi opinión, no puede marcharse por un exterior. Renovarle saldrá caro, así que yo iría pensando en un paquete Varejao+algo a cambio de un pívot joven que sustituya a Gooden.

En el caso de Drew quizás se de un sign-and-trade, porqué no veo yo hueco salarial que permita renovarle sin hipotecar aún más el futuro del equipo. Este es el problema, que dejarle escapar sería perder una pieza bastante clave y renovarle sería renunciar a poder fichar otras. Decisiones decisiones, si mantienen el buen ojo en segundas rondas (Boozer o Gibson) todo será menos dramático.

Lo que yo haría: Si en febrero se pone una buena opción a tiro no me lo pensaría. Y tampoco me refiero a un superclase, un pack Ryan Gomes+base (por poner un ejemplo) no me parecería mal si a cambio te libras del futuro contrato de Drew. Esto y colocar a Marshall, Damon y Snow estaría bien, aunque estos tres del tirón se antoja complicado...

Lo triste es que hacerte con una estrella es tirar el dinero, como demuestra el caso de Larry Hughes. Con Lebron al lado un jugador solo medio bueno incremente sus números, pero absorbe tanto balón que si fichas una estrella no te servirá para más que ver como baja sus números y los de tu cuenta corriente.

Hago un párrafo aparte para aclarar este punto. Lebron James, Kobe Bryant, Dwyane Wade y Dwight Howard. A día de hoy creo que estos cuatro hombres son los únicos que con muy poco pueden llegarte a Play-Offs, y si solo tuviera que nombrar dos me decantaría por la mejor sonrisa de Florida y el hombre sin grasa corporal de Ohio.

Lo que se comentó en su día: En su día yo ya exponía la máxima que hoy he vuelto a recuperar: hagan lo que hagan los Cavs, su destino desde junio del 2003 es el que decida Lebron James. No hay mucho más que hacer, rodearle de forma conveniente y esperar a ver como está el techo el año siguiente. Luego añadiría que apostaba por un anillo suyo el 2009; hoy día suscribiría lo mismo y me atrevería a decir incluso en el 2008.
Rafita fue el primero a comentar respaldando mi apuesta por una final del este Miami-Cleveland, aunque se atrevería a algo que no todo el mundo aventurava por aquel entonces: cuidado con Chicago. Luego vendría un acérrimo de los Cavs como Wayne, que no demostró tener ninguna duda de que los Cavs de James debían dar con algún campeonato. De todas formas, avisó que la renovación por solo tres años era añadir presión a la dirección del equipo, que debía moverse bien para que no se diera el piro en caso de no estar satisfecho con los resultados.

Más tarde vendría Wilt que recordó que el "todo para el mejor" era la forma más rápida de la historia para conseguir títulos, con alguna excepción como podrían ser los Pistons o los Spurs al ritmo que Duncan baja sus prestaciones. Los comentarios finalizaron con uno muy especial, como es el de Wayne avisando de la inauguración de un blog que esperemos que vuelva en breves. ¿Qué le has pedido a Papá Noel?

http://taylorwolves.blogspot.com/2006/07/todos-para-uno-y-uno-para-todos.html

Conclusión: Ya son pocos los que se atreven a discutirle al rey su trono, pero aún a día de hoy oyes argumentos como que "solo la pasa cuando no puede hacer nada más", "no me gusta porqué es un robot" o "es el gemelo cuarentón de Greg Oden". Suele ocurrirles a los más grandes hasta que se retiran, así que todo esto que se escupe en su contra es, precisamente, muestra de su anunciada grandeza.

La única conclusión válida es la que daba por finalizado el primer artículo que dediqué al equipo de Cleveland: "Así pues, este es el destino de los Cavs. Vivir y triunfar, o morir y hundirse, y siempre con Lebron James." No hay vida más allá de esto, buscar un claro segunda espada o que el balón pasara menos por sus manos sería engañarse y dar un paso atrás.

7 comments:

tereskovo said...

Gracias de nuevo Taylor!
Hombre, yo he de reconocer que lo poco que he visto de Lebron ha sido durante partidos internacionales con los USA y no, no me ha gustado su actitud en la cancha.

Pero como no lo he seguido, ni visto, pues no puedo opinar. Pero alguien que hace esas barbaridades tan grandes en la pista (triples dobles sobradísmos) pues sólo puede ser un fenómeno.

Sobre lo de Carlos Boozer, pues aquí te dejo una web de unos resentidos de cleveland
http://www.carlosloozer.com/

un saludo!

Juanejo said...

jaja carlos loozer, que bueno. habra que chequearla. bueno, los cavs, como bien dices, lo que quiera LBJ. Tienen 2 problemas que no han resuelto: el puesto de base (joder calderon....se hincharia aqui) y larry hughes, que no es el escolta que necesitan, ya que se solapa con lebron, y traspasarle no es facil. eso de hughes de base nunca lo acabe de ver.

Aappoko said...

lAMENTO decirte que no comparto tu opinión, ya que únicamente con LeBron es imposible ganar un anillo, y de aquí a 2008 Cleveland no se puede mover mucho en el mercado, pero comparto llo que dices de Hughes, sobra él y su salario, pero no me explico por qué Boozer hizo eso

avenida said...

En Lebron empieza y acaban los Cavs, aunque como bien dices tienen buenas piezas de complemento.
Eso si, a mi James no me gusta en su juego. Es imposible decir algo en contra de el, sin que te caigan palos, jeje, pero no es un juego el suyo que me "emocione" como pueden conseguir otros jugadores.

Juanejo said...

por cierto, habeis visto la meada de lebron a randolph? no tiene otro nombre, eso es mear.

sixers29 said...

lo de boozer fue un palo enorme, este año no veo a los cavs superando a los pistons en una ronda de playoffs, aunque tampoco lo veía la temporada pasada y pasó lo que pasó,jeje.

alaac said...

Desde su aparición en la liga yo veneraba a Lebron, todo de él me parecía fantastico y no me gustaban que le criticaran. $ años después sigue siendo formidable sin embargo está empezando a adoptar actitudes y tics de prepotencia y chulería barriobajera (sus poses, sus caras al hacer una gran jugada, su qué bueno soy...) No le hace falta pq es el mejor y hace a un equipo simplón(por cierto que feo es verles jugar) en finalista.
Premio a quien adivine (si es que lo hay) algún movimiento en forma de trades o firmas de FA que mejoren este equipo.

P.D. Lebron es muy, muy bueno