Wednesday, December 26, 2007

Candidatos con miedo escénico

Seguimos con nuestro escrupuloso e inalterable orden alfabético la serie de análisis de los equipos de la liga. Ya está colgado el resumen fotográfico que, por segundo año consecutivo, he decidido brindaros para commemorar las fiestas navideñas. Podéis echarle un ojo, está justo debajo de este artículo que sigue a continuación.

Como después de la C viene la D y la A va antes que la E, hoy toca el turno de los Dallas Mavericks. El equipo de Mark Cuban es el primero de los del oeste que pasa por mi particular esquema de análisis, mientras que una tercera parte de los del este ya lo han hecho. ¿Saldrá bien parado?

Plantilla actual: Loco como parecía el estilo de juego que imponía Don Nelson, como también parecía serlo la gestión de Mark Cuban desde el despacho. Cambios y más cambios que trajeron, entre otras joyas, a Dennis Rodman y su 70 por poquito tiempo, a Shawn Bradley como el anti-Shaq, Walker y Jamison como los grandes complementos del "Big Three"...

Tanta locura terminaría con la salida de Nash y la construcción de un proyecto al que el excéntrico propietario, por primera vez, ha dado confianza. Ni siquiera el fracaso ante los Warriors ha llevado a Cuban a cambiar a diestro y siniestro, como haría en la 2003-04 tras caer en primera ronda. Incluso tras la bochornosa actuación ante los de la bahía se ha contenido, dando una tercera, y quizás última, oportunidad al proyecto que gira entorno a nombres como Dirk, Avery, Jason o Josh.

Entre salidas algo discutibles como las de Nash o Finley el actual esquema Maverick se ha ido cimentando por sí solo, gracias a la progresión de jugadores elegidos en el Draft y buenas piezas que han ido saliendo de otras partes. Nowitzki, Howard y Terry forman el núcleo básico, y Dampier, Stackhouse, Diop, Jones y Harris son los secundarios que más protagonismo reciben por parte de Avery Johnson.

El plantel que aspirara a todo por enésima vez lo completan veteranos como Juwan Howard, Devean George o Trenton Hassell, mientras que jovenes como Maurice Ager, José Juan Barea, Brandon Bass o Nick Fazekas aprovechan las oportunidades que tienen en uno de los mejores equipos de la liga.

Mister Bonobús es listo, y administra a la perfección todas sus piezas a sabiendas que algún día puede necesitarlas. Ahora solo hace falta que el equipo olvide la remontada de los Heat y el ridículo ante los Warriors, y que aparte de aspirar a ser el mejor en la temporada regular ansíe demostrarlo donde más cuenta: en los Play-Offs.

Cuerpo técnico: De continuísmo nada; esta premisa quedó clara desde el mismo día que tomó las riendas. Avery Johnson había aprendido de Nelson, y en algunos esquemas pensaba seguir su camino. Sin embargo, estaba claro que el recién homenajeado base de los Spurs campeones quería imprimir su propio estilo en su segundo hogar baloncestístico tejano...

Creía que un estilo más similar a los Spurs daría a los Mavs el carácter ganador del que siempre habían pecado. No quería que pasara en Dallas lo mismo que en Sacramento, así que había que ponerse manos a la obra para dejar claro de qué manera iba a afectar el cambio y en que sentido transformaría el equipo de arriba a abajo.

La defensa y la inclusión de un poste tosco para dominar el juego interior (aquí es donde Diop o Dampier encuentran el sitio que nunca tuvo Bradley) eran los dos factores principales diferenciales respecto a la era Nelson. Si Payton no hubiera metido aquella suspensión y el maestro no hubiera superado el alumno el pasado abril, quizás hoy todos alabaríamos de forma unánime la labor de Avery...
En lo que a la dirección se refiere, el hijo del villano que el año pasado humilló a los Mavs sigue en casa. Donn Nelson es el General Manager, desapercibido bajo las alargadas sombras de Avery Johnson y Mark Cuban. Esto, y también los pocos movimientos destacables que ha habido ultimamente, son lo que quizás han hecho que haya tenido que buscar en el Google para saber que, aún a día de hoy, es el Mánager General y Director de Operaciones de los Mavs.

Ninguno de los dos debe temer por su cargo, aunque en el implecable currículum de Avery se contabilicen ya dos fracasos. Soy consciente que ante los Heat lo bordaron y que el tercero se les escapó incomprensiblemente, pero esto no les defiende. Un 67-15 y un 2-0 en una final no saben bien si no lo terminas con un Larry O'brien entre brazos, ¿verdad?

Imagen: Hicieron bien en abandonar el sombrero y modernizarse para el siglo XXI, aunque luego se excedieron con el peor uniforme de la historia de la liga (aquel metálico futurista horrible). Lo que encuentro feo es lo suyo con el verde, que aún no salir en el escudo lo utilizan para dar luz a un tercer uniforme que, como su precedente, no termina de convencer.

Los que sí lo bordan son el blanco y el azul oscuro, ambos preciosos gracias a los detalles grises y azul celeste, que aparecen en su justa medida para dar el toque de gracia y calidad al producto. Mi opinión personal es que el tercer uniforme, tal y como se configura la gama en el logo, debería ser azul claro. Si quieren verde que lo incluyan en el logo en otra ocasión...

Hablando del logo, aún a día de hoy sigue siendo de los mejores de la liga. El borde triangular con los extremos algo redondos sigue siendo único en la liga, y la mirada desafiante del caballo que dejó en mero pony aquel experimento de los Pistons sigue intimidando tanto como en su primer vida. Larga vida a un logotipo que, por mucho que van pasando los años, no pasa de moda.

De todos modos, ahí va mi consejo: si queréis un uniforme verde, y creo que por historia deberíais, incluídlo en el escudo. Azul y verde son los colores de los Mavericks y los Wolves, y renunciar al segundo por el aburrido gris es echar a perder una gran combinación. De todos modos, como los Canucks, acabarán dándose cuenta de su error si nunca se les ocurre renunciar a ello.

Potencial futuro: Agotados los contratos de Bradley y Finley definitivamente, deberán hacer frente a operaciones de importancia como es, por ejemplo, renovar a Desagana Diop. Sabiendo lo cotizados que van los pívots, por paquetes que sean, el africano tiene números para seguir haciendo labores de intendencia y, con el tiempo, ganarse la eternidad en el techo para su número 7... o no.

En cualquier caso, más por la labor de renovarle a él estará nuestro ya conocido Donnie que por renovar a Devean George, que también finaliza contrato. Barea quizás podrá mejorar el mínimo que está cobrando ahora, mientras que Juwan Howard, por lo mismo o algo menos, supongo que seguirá teniendo un hueco.

Si siguen eligiendo bien en el Draft y engañando en traspasos (Hassell por Buckner) serán aspirantes durante mucho tiempo. Bass, Barea, Ager, Fazekas... Hay jovenes prometedores, que crecerán al lado del núcleo que forman Nowitzki, Howard y Harris. Y es que, visto lo que van a pagarle, está claro que la intención desde los despachos es que Devin sea el tercero en importancia de este barco.

Si no se gana el anillo y, por tercera vez, se hace el ridículo en Play-Offs, Terry, Dampier y Stackhouse serían los que tendrían más números para salir. Los otros son elecciones del equipo, demasiado jovenes algunos como para recibir algo a cambio y, otros, con demasiado valor. Así pues, si hay fracaso apuesto sobre seguro al decir que Jet podría ser el sacrificado. Por edad y valor, es más complicado que coloquen a Stackhouse o Dampier por algo bueno...

Lo que yo haría: A día de hoy dejarlo como está, pero esperar acontecimientos para hacer cambios a la más mínima que falle algo. Dirk, Avery y Howard serían mis únicos intocables, y si solo se pidiera a Harris a cambio le echaba a cambio de algo bueno sin dudarlo. No tengo mucha confianza en el margen de progresión de Devin, y no le incluiría en mi lista de intocables.

Poco puede hacerse, ya que en esta plantilla poco hay que falle. Solo cabe esperar a los Play-Offs, a ver si de una vez por todas no les viene miedo en el último momento y logran llegar hasta el final. No sirve de nada realizar todo un proyecto si luego no eres tu quién lo firma. Si con lo que hay no se llega hasta el final, es que falla algo que va más allá del baloncesto...

Lo que se comentó en su día: Yo hacía un repaso a la historia de los Mavericks, tanto la más lejana como la reciente, y citaba a David Hasselhoff como el culpable de la derrota ante los Heat. Y es que el We Believe de los Warriors ha hecho que se nos olvide que, en 2006, este fracaso de cantante y actor fue lo que hizo que Dirk se cagara encima en su visita a Miami...

Pierce sería el primero en comentar y se quitaría el sombrero ante Dirk. Se preguntaba sorprendido como le extrañaba que con Nash y Finley este equipo no hubiera llegado a la final antes. Quizás, de haber seguido juntos, habrían llegado a finales y quizás las habrían ganado (algo que Finley sí logró, aunque como mero complemento en los Spurs).
Rafita justificaba la marcha de los dos complementos para darle a Dirk total confianza como jugador franquícia. Luego llegaría Juanejo, expresando su descontento por el traspaso de Marquis por Croshere y mojándose por J-Ho All-Star; clavándola, como siempre. Finalmente llegaría Wayne, que me presentaría un par de jugadores ochenteros que desconocía y que no había citado... ¡A ver ese ordenata Wayne!

http://taylorwolves.blogspot.com/2006/08/el-sueo-de-cuban.html

Conclusión: Lo triste es que, tras lo del 2006 y 2007, parece que haya pasado su momento. Tras eliminar el vigente campeón y colocarse 2-0 en la final era su momento. Tras lograr 67 victorias en temporada regular y con Dirk MVP era su momento. Tras fracasar en ambos momentos cumbres, me pregunto: ¿merecen un tercero?

Sería un error calificar un posible campeonato en 2008 o 2009 como sorpresa. ¿Lo sería, vista la plantilla? Por supuesto que no, pero quién los ha visto en las series ante Heat y Warriors no apostaría ni una de sus preciadas pestañas a que este equipo se proclame campeón. Si ganan el anillo no deberá sorprender... ¡pero lo hará!

5 comments:

J. Mercadal said...

A mi Dallas no me da la sensación de que su momento haya pasado, algo que si me pasa por ejemplo con Phoenix. Me parece un bloque con bastante recorrido aun, una especie de Pistons del Este, que gusten o no llevan ahí mucho tiempo.

Lo del año pasado fue una devacle, esta claro, pero creo que la continuidad no ha sido una mala elección. El playoff y en el Oeste cualquier cosa puede pasar, con la lección aprendida, creo que se andaran con más ojo esta vez.

Juanejo said...

crack wolf!!! eres el crack! Bueno, a mi de dallas me gusta mucho el uniforme verde. QUe vayan de azul me parece un sacrilegio. vamos a ver este año, han empezado mas despacio, esperando llegar a abril al maximo potencial, pero como bien dices, a ver como torean con la presion. Tambien fichar a tanto "pasao", (me refiero a juwan, devean george) ...para que los fichan si no tienen sitio? para que jueguen en abril cuando se han pasado todo el año sin jugar? ...nada, boquerones en vinagre.
Como veis lo de Terry de sexto hombre?
sobre J-HO,...es una debilidad, que tengo. Bon Nadal, jugon!!

avenida said...

La verdad que este año van piano piano, pero a ver que tal en abril. Depende de como esté en ese momento Nowitzky, pues aunque los demás también aporten, es la verdadera piedra angular del equipo tejano. Un saludo crack

alaac said...

Riguroso análisis que no cae en el reanálisis sobre la figura de Nowizki. A mi me encanta Howard y Terry cuando las enchufa, y con Avery aún pueden ser favoritos al anillo. Son más equipo que Phoenix y la lucha contra San Antonio les definirá.
Me gusta el verde de su camiseta antigua y el sonbrero les daba un toque tejano.

Serán los finalistas del Oeste.

Wayne Robinson said...

Hola Wolf. Ya estoy de nuevo en activo por la blogosfera. Excelentes repasos como siempre. Me ha gustado mucho el de los Cavs. Feliz año, crack!!!!!