Wednesday, June 20, 2007

Uno Contra Uno

Malone-Barkley, Robinson-Olajuwon, Jordan-Todos...La NBA siempre se ha servido del debate, la comparación constante. Por algunos seran válidos unos argumentos, mientras que otros se decantaran por razonamientos diferentes.

Lo que está claro es que el debate siempe está presente y en ocasiones se eterniza. Algunos habréis vivido la época del famoso Magic-Bird o los más contemporáneos Payton-Kidd o Hill-Hardaway.

A mi me han alcanzado de lleno los de la Generación+ en adelante, y en todos ellos tomé mi decisión sin pensarlo; sale de una forma muy natural.

Así pues en el eterno debate Kobe o Iverson yo siempre he sido de Kobe, mi ídolo desde un All-Star de New York en el que osó desafiar al más grande con 19 años. Iverson no me gustaba hasta el año 2005, en que volvió por la puerta grande a los Play-Offs siendo el máximo anotador y el quinto mejor pasador. Pero entre los dos me quedo, claramente además, con Kobe.

Otro que será de los más recordados de esta era será el Duncan o Garnett, un duelo que de tenerse en cuenta solo los números ganaría Big Ticket por goleada. Pero uno tiene cuatro anillos y el otro, a pesar de tener una plantilla preparada para ello solo una temporada, no ha llegado siquiera a una final de la NBA. Así pues, en este caso yo voy del lado de Kevin pero está claro quién es el más valioso de los dos.

Finalmente, y para no extenderme, está el curioso duelo de primos. Seguramente este no tendrá mucha historia, perdedores como han demostrado ser ambos. Yo me quedo con Carter por el concurso de mates del año 2000 aunque la carrera de los dos me deja bastante frío. Quizás lo mejor de Vince sea aquel duelo con Iverson en 2001 y no lo recuerdo demasiado. Por parte de McGrady, creo que solo doce segundos merecen ser recordados; esto y el haber chuleado a unos Pistons que le remontarían un 3-1.

Estos creo que han sido los duelos que han marcado época, por mucho que ahora salga el debate Nash-Kidd. Otro que marcará época es el Wade-James, quizás mucho más que ninguno de los anteriores, pero a día de hoy está muy verde y con poco enfrentamiento directo como para valorarlo.

Este creo que será uno de los duelos que marcaran época, quizás el que más. Lástima que compartan conferencia y no se encuentren hasta la gran final. Entre Yao, Howard y Stoudemire también puede salir una bonita rivalidad, Nash y Nowitzki puede que aún tengan un par de encontronazos en Play-Offs y el Oden-Durant o el Paul-Deron, más compartiendo conferencia, son otros de los que pueden pasar a la historia.

El motivo del artículo es demostrar que aunque a día de hoy nos decepcione lo que tenemos todo puede mejorar con cierta perspectiva histórica. Algunos afirmáis que lo mejor son los ochenta, otros los principios de los noventa...Yo soy algo novato así que me quedo con los de mi generación, los Bryant, Garnett y demás. A día de hoy me decepciona lo que llega.

Me entristece el ver que alguien que lleva diez años en la liga gana un anillo sin encontrarse resistencia. Pero luego echo la vista atrás y me doy cuenta de lo que les costó a Jordan o Olajuwon, por poner algun ejemplo, hacerse con un anillo.

Así pues, disculpas a Lebron James por si en algun momento llegué a dudar de él. No es que no sea capaz de hacerlo simplemente que, como les pasa a todos, aún no ha llegado su momento...

7 comments:

Pierce said...

Tio que gran post. La lástima es que el duelo oden-durant no lo viviré como podria haberlo echo. Uno de los dos podria haber llegado a boston... snif.

Bueno amigo, decirte que he vuelto a la blogosfer, me he creado un nuevo blog: www.orgulloceltic.blogspot.com
Hace tiempo que quieria crearlo pero no veia el momento. A ver si sigo en forma en esto de blogger jeje.

Saludos

Peter Mihm said...

Qué bueno eres, Wolf. Gran post. En agosto me caen 39 castañas y eso ha permitido que el basket de los 80 lo viviera ya con plena consciencia. Empecé a ver NBA en el 81. Entonces eran los Sixers, los Celtics y los Lakers los que cortaban el bacalao. Luego llegaron los Rockets, etc... Julius Erving, Larry Bird, Magic, Olajuwon... En cada final había unos duelos increíbles. Dennis Johnson-Magic; Ainge-Scott; Bird-Worthy; McHale-McAdoo o Rambis; Parish-Jabbar...

Nos gusta el basket y nos gusta comparar. Y no siempre nos gusta el mejor. A mí Mullin siempre me encantó, quizá porque siempre soñé con tener esa manita para enchufar desde cualquier posición y con el defensor en la chepa.

Estás on fire, Wolf.

D-BoT said...

Me ha gustado mucho el post, y yo, como tu, tmb he llegado a la NBA tardiamente y el duelo que mejor recuerdo es el de los pistons contra la opulencia de los 4fantasticos. Lo se, no son jugadores, pero es lo q recuerdo de mis inicios NBA, hace 1par de cursos baloncestísticos. Espero q mi favorito (Wade), tenga esos duelos con "the King". Sera maravilloso verlos. 1saludo crack

Juanejo said...

wolf, cuando uno es un crack, es un crack, y este es tu caso. Gran post, a mi tambien me enerva ver finales tan descafeinadas. Yo de las mejores que recuerdo fueron las de bulls-suns, un duelo total entre MJ y el gordo Barkley, los dos se iban a 40 puntos, aunque no se marcaban directamente, era un duelo total.

true wolf said...

Peter las 39 primaveras se aprecian más cuando uno mira atrás y recuerda a Bird, Magic, Jordan...Vamos en este aspecto te envidio!

Tampoco le habría hecho ascos a un Barkley-Jordan pero por aquel entonces tenía cinco años. Y Bot, sin duda viviste el hundimiento más grande de la historia de la liga, creo que nada logrará nunca superar aquella sorpesa...

Y el duelo Durant-Oden lo disfrutaran más los sónicos de por aquí y lo sufriran sus compis de división que, en este caso, soy uno de los afectado :S

NBA Freak said...

Gran suerte la tuya Peter, eso si que era una época dorada.

Yo soy tardío también y el duelo que recuerdo con más cariño (a parte de Jorda Vs. Utah) es el de la final de 2001: Iverson Vs. Kobe & Shaq.

Creo que gana por goleada porque me pilló viviendo en Chicago y viví cada uno de los partidos sin ese sueño que nos acompaña en cada una de las finales de NBA. Ver a aquel pequeñin luchar contra esos dos gigantes... Me encantó.

Ojalá y ese duelo, quede en lo más profundo de mi lista superado por los que están por venir y que me pillán más hecho baloncestísticamente hablando.

Saludos.

Peter Mihm said...

Yo debuté viendo a los Celtics en el 81. Y aún recuerdo la cara de Cedric Maxwell sudando la gota gorda mientras lanzaba un tiro libre. Lo malo es que en aquella época igual te daban un partido sin avisar un domingo en el programa de deportes de por las mañanas. No había continuidad ninguna y los vídeos eran rara avis... Si no lo veías, adiós.